Retomando el tema de los alimentos depurativos, hoy os propongo otros ingredientes con propiedades antioxidantes y que también nos protegerán de los excesos:

Limón: el limón es rico en vitamina C, que refuerza las defensas del organismo.

Los alimentos de hojas verdes como las espinacas, rúcula, acelgas, berros, etc. Estos alimentos son ricos en clorofila y fibra, los que nos ayudará a limpiar el organismo. Contienen antioxidantes y vitamina A y C.

Una ensalada rica en fibra y vitaminas puede ser una fantástica opción para empezar una comida. Podemos utilizar berros, canónigos, espinacas o la verdura de hoja verde que más te guste. Le añadimos manzana, apio y nueces. Lo aliñamos con una vinagreta de limón, semillas de sésamo y un hilo de aceite de oliva y ya está lista. Rápido y sencillo.

Otro de los alimentos con grandes propiedades depurativas es la alcachofa. Esta verdura, de bajo contenido calórico, tiene gran cantidad de fibra que favorece el tránsito intestinal y es muy diurética por lo que nos ayudará a eliminar toxinas de nuestro organismo.

Una forma rica y sana de comerlas es la siguiente: una vez peladas y cocidas, con un poco de sal y zumo de limón, rellénalas con un sofrito de cebolla, ajo, tomate en dados y tofu (si nuestro organismo está bien podemos sustituir el tofu por pollo o ternera). Se pueden guardar las hojas para hacer alguna infusión de alcachofa.

Ensalada verde

Los espárragos verdes, ricos en vitaminas, fibra y minerales, nos ayudarán a limpiar nuestros órganos. Para esta receta, los hemos lavado y cortado en tiras muy finas con ayuda de un pelador y los hemos salteado con ajo picado y unas gotas de aceite de oliva durante unos segundos, dejándolos al dente para que conserven el mayor número de nutrientes.

De guarnición utilizaremos una crema de zanahoria con cúrcuma (la cual tiene propiedades digestivas y ayuda a regular el hígado, es anticancerígena y antiinflamatoria). La crema de zanahoria la hemos cocinado con cebolla, apio y puerro, mojándola con la cantidad justa de agua y dejándola cocer 5 minutos, para evitar que se pierdan la menor parte de las vitaminas.