El desayuno es la comida más importante del día. Esta es una de las verdades más repetidas por cualquier madre que se precie. La realidad es que el mundo se divide en dos tipos de persona: los que evitan desayunar a toda costa, y los que, como nosotros, nos pasaríamos desayunando todo el día. Nuestras 10 recetas de desayuno con Bagels Thomas es un homenaje a unos y otros. Porque con productos así de ricos, nadie puede resistirse.

Si has pasado de los treinta pero aún no has cumplido los cincuenta, seguro que estás de acuerdo con esta idea: en las cosas de comer, un agujero en medio suma puntos. Caramelo, bollito glaseado, rosquilla de abuela y, más recientemente, rosca rellena. Habría que poner un piso a quien se le ocurrió semejante genialidad. No se sabe muy bien por qué, ese inocente huequecillo suele ir aparejado a la versatilidad: caramelos de muchos colores, bollitos con diversas coberturas, rosquillas de innumerables recetas, roscas con variedad de rellenos. Parece que esa ausencia de centro se compensa con un extra de creatividad. Cuando Bimbo nos encargó realizar diez recetas que hicieran honor a sus Bagels Thomas, comprendimos que estábamos de suerte: nos tocaba.

thomas-bagel-pizza

Bimbo había saboreado nuestra capacidad para asumir retos con el proyecto para su pan brioche. En esta ocasión, la oportunidad de ser creativo era doble: los bagels son un panecillo consistente, tierno y crujiente. Por tanto, perfecto para el desayuno, ese gran desconocido para gran parte de la población. Y es que tomarse un café bebido pone las pilas, pero no se puede considerar desayunar. Así que, en buena medida, se trataba de seducir con recetas muy apetitosas pero fáciles y rápidas de preparar, capaces de fulminar la pereza y cambiarla por una sonrisa mañanera de oreja a oreja. Y también, proponer opciones un poco más elaboradas para sorprender a la pareja, mimar a la familia, o empezar cada día dándose un homenaje.

Desayunos 24/7

Nuestro objetivo era crear recetas que sacaran el máximo partido del producto, los Bagels Thomas, y realzaran sus ventajas. Un pan tierno, crujiente y consistente podría acoger prácticamente cualquier clase de relleno. Dulce o salado, ligero o más contundente, caliente o frío todas las opciones eran posibles. Nuestras recetas sólo debían tener en común el paso previo: el tostado del pan, imprescindible para sacar a los panecillos todo su riquísimo potencial. Debíamos ceñirnos a preparaciones sencillas y rápidas, que dividimos en dos grupos: diecisiete y siete minutos de preparación. En otras palabras, para cocinillas y comilones, y para perezosos con ganas de desayunar bien. Esta versatilidad se refleja además en los momentos de consumo que sugiere cada receta: algo cotidiano, una ocasión especial, un capricho… El resultado es un ramillete de propuestas que pueden disfrutarse en el desayuno, pero que apetecen a cualquier hora del día. De este modo, cubríamos todas las posibilidades con un recetario que gira en torno a “un agujero rodeado de pan delicioso y crujiente”, que diríamos en los ochenta.

thomas-bagel-de-ricotta-higos

No me lo cuentes: enséñamelo

Listo el recetario, faltaba ponerle cara. Planteamos fotografías sugerentes, apetitosas, que condensaran todo lo bueno de la receta en una imagen. Se planificó cada composición para que el bagel fuera el absoluto protagonista, pero integrando detalles que contaran las intimidades de cada relleno. Una nuez por aquí, una aceitera por allá… La estudiada decoración y un cuidadísimo foodstyling nos ayudaron a contar exactamente lo que queríamos. El trabajo de los fotógrafos, iluminadores, especialistas en atrezzo y retocadores hizo el resto para que cada foto a la altura de las recetas. Buscando un resultado redondo de verdad, nos aseguramos de realizar diferentes tomas con varios enfoques y colocaciones del pan, para facilitar el uso de las imágenes en distintas plataformas. De las diez recetas elaboradas, cuatro de ellas se utilizaron además en un recetario físico para el punto de venta. Yummy-yummy!

El marketing tiene estas cosas: en ocasiones, los productos aparentemente más sencillos son los que más permiten sorprender e innovar. La versatilidad de estos bagels fue esencial para hacerlos brillar, pero no fue lo único: recetas a cargo de chefs experimentados y una producción de fotografía gastronómica muy cuidada son el sabroso relleno de este proyecto tan redondo. Tras conocerlo, saltarte el desayuno sólo te dejará un agujero… en el estómago.

thomas-bagel-queso-de-cabra

mockupbagels2