Un plato tradicional y calentito, ideal para estas fechas.

Hoy queremos presentarte el libro Invierno a punto de nieve de la colección 4 estaciones, editado por Gastromedia. La propuesta de este libro es directa y muy básica y sólo hay que contestar a esta pregunta ¿qué es lo que te apetece en invierno?. Teniendo en cuenta las temperaturas y nuestro ritmo de vida en estas fechas, necesitamos que la cocina nos estimule y nos reconforte. Da igual si el producto utilizado es o no de temporada, pero el resultado final siempre apetecible. Por ello, te proponemos este libro donde podrás encontrar 60 recetas que apetecen en invierno, repartidas en 6 secciones: Puchero y cucharón, Tiempo de matanza, Secretos de la abuela, sugerencias del chef modernas y con estilo, postres calentitos y campana sobre campana, nos preparamos para la Navidad.

En este caso, hemos extraído una receta del apartado Tiempo de matanza, se trata de un plato tradicional, unos deliciosos y sabrosos Callos a la madrileña que seguro que te encantarán. ¡Buen provecho!

 

“Esta receta es un ejemplo de fotografía gastronómica cocinada y realizada en el estudio cocina que Gastromedia tiene en Tres Cantos para la edición del Invierno a punto de nieve de la colección colección 4 estaciones. Gastromedia es la empresa productora de contenidos gastronómicos con mayor experiencia en España y la que cuenta con el archivo fotográfico de platos cocinados más extenso”.

 

Callos a la madrileña

 

Ingredientes:

 

750 g de callos cocidos, 100 g de jamón, 250 g de tomate frito, 200 ml de vino blanco, 1 morcilla, 1 chorizo, 1 cebolla, 1 cabeza de ajos, 1 guindilla, 1 cucharadita de harina, 1 cucharadita de pimentón dulce, 1 cucharadita de pimentón picante, aceite de oliva, sal.

 

Elaboración:

 

1 Pica la cebolla y sofríela en una sartén con un poco de aceite, añade los ajos pelados y picados, y 1 guindilla; incorpora el jamón cortado en dados pequeños y después la harina, muévelo todo bien y añade el tomate frito.

 

2 Déjalo freír, moviéndolo constantemente, añade el pimentón, la morcilla y el chorizo enteros; riégalo con vino blanco y déjalo a fuego medio hasta que se evapore.

 

3 Incorpora a este sofrito los callos con su caldo, cuécelo a fuego lento, sin dejar de remover durante 20 minutos; rectifica el punto de sal.

 

4 Corta en rodajas el chorizo y la morcilla, colócalos en una cazuela, sobre ellos los callos calientes, déjalos hervir y sírvelos muy calientes.