Las food trends rigen la vida de millones de personas, lo han hecho desde siempre, desde la historia más remota. El ser humano se convirtió en sedentario justo por tendencia, por una innovación: conseguir producir alimento suficiente en un mismo sitio como para poder establecerse y crecer.

El año pasado marcaban tendencia los cupcakes, la salsa sriracha, las burguers de autor y no se cuántas cosas más. En 2014 lo que se lleva son comidas más saludables para los niños (tendríamos que hacerlo no porque esté de moda, pero a veces se nos olvida alimentar bien a nuestros hijos), los platos mashup o lo que es lo mismo esos platos híbridos como elaborar una pizza dulce para tomarla de postre, los cronuts –esa mezcla entre croissant y donut- y demás inventos; los snacks saludables, lo ecológico, los alimentos de proximidad, los productos artesanos, y un largo etcétera que irán llegando durante este año. Como decíamos al inicio, las food trends no son de ahora, no son algo nuevo.

Todo esto y mucho más nos lo cuenta el periodista canadiense especializado en alimentación David Sax en su libro The Tastemakers. Why We’re Crazy for Cupcakes but Fed Up with Fondue. De dónde vienen, cómo surgen y a dónde van a parar. Sax nos revela un mundo de influencia, dinero y activismo que ayuda a decidir lo que vas a tener en tu plato. The Tastemakers nos descubrirá verdades sorprendentes sobre lo que comemos, cómo lo comemos y por qué.

tastemakers2

El papel de las redes sociales en la difusión de estas food trends ha sido crucial. La inmediatez y el alcance que tienen las han convertido en el vehículo perfecto para alcanzar el éxito. Según el autor, las food trends pueden tener diferentes orígenes. David Sax, los clasifica en:

1. Aspectos culturales: la asociación de un producto, un alimento, un plato con aspectos sociales “deseables”. Es decir, se extiende el consumo de algo vinculado a un estatus social. Surgen movimientos, respuestas a crisis de identidad, exaltación de una época pasada, opulencia o todo lo contrario dependiendo de la situación del país. Así surgieron los cupcakes en los inicios de la crisis actual en EEUU como apelación a una vida perfecta (diseño, colores, valores…) Por el contrario, la foundue se queda olvidada: es rancia, old fashioned, no saludable.

2. La agricultura: miles de agricultores emprendedores apuestan por cereales raros, semillas, frutas salvajes, especias, plantas medicinales. Utilizan la prensa, los blogs y las redes sociales para saltar al escenario del gran consumo. La apuesta por lo ecológico, especies en vías de extinción, variedades milenarias… todas son una apuesta por la diferenciación que permita obtener una cuota de atención.

3. Chefs: el poder mediático de algunos chefs, influencers, blogs, programas de TV, revistas y portales son el caldo de cultivo de numerosas food trends. Desde nuevos estilos de cocinar; tex-mex, cajún, tapas, asiático, mediterráneo, hasta tipos de platos que no faltan en ninguna carta cuando están de moda; risottos, carpaccios, ceviches, espumas, carrilleras, hamburguesas gourmet, los gin tonics, la cerveza artesana. Y por supuesto, olas como los restaurantes basados en el pan de masa madre, los food trucks, el street food…

4. Salud: apelando a vivir mejor, vivir más, hay un ejercito de productos milagrosos, o súper foods cargadas de municiones contra todos los males; vitaminas, omega 3, antioxidantes, fibra, calcio… De repente tachamos la leche o el azúcar del mapa de alimentos y dejamos hueco para la fibra, los ácidos grasos buenos…

David Sax
David Sax

¿Te atreves a predecir cual será la próxima food trend?

 

Nuestra Newsletter para Food Marketers
Tus datos no serán cedidos a terceros. Lo prometemos :)