Una de las técnicas más efectivas en la práctica de content marketing es la reutilización de contenidos, aunque a veces no se le da toda la importancia que merece. En estos días de verano, en los que parece que todo el mundo desconecta para irse de vacaciones, reaprovechar contenidos ya creados puede ser la mejor manera de mantener la atención del consumidor y de atraer nuevo público con el mínimo esfuerzo, siempre que no caigamos en la mera copia.

Toda buena estrategia de planificación debería incluir un plan de reutilización de contenidos, sobre todo en épocas en las que baja la productividad, ya que es un buen momento para destacar sobre la competencia. Hay que asumir que esa imagen del país paralizado cuando llega agosto es ya un mito del pasado, y es que hoy son muchos los profesionales que mantienen su actividad en verano. Un food marketer sabe que su audiencia sigue conectada e incluso pasa más tiempo en las redes, por lo que sería un error descuidar las redes sociales o la actualización de páginas web y blogs.

Lo que la reutilización de contenidos puede hacer por ti

reutilizar contenidos

Sabemos que la creación de contenidos no es una tarea fácil, requiere planificación, tiempo y dedicación, un esfuerzo que se hace especialmente duro con el calor del verano. Pero colgar el “cerrado por vacaciones” es un error que no nos podemos permitir si no queremos perder visibilidad y audiencia. Ahí es donde entra el valor de la reutilización de contenidos, una técnica con la que podemos aumentar la difusión de nuestro trabajo con el mínimo esfuerzo, generando nuevas conversaciones manteniendo el nivel de calidad.

Si incluimos el reutilizar contenidos en nuestra planificación nos podemos despreocupar un poco y relajarnos en la época veraniega, incluso marchándonos de vacaciones dejando todo bien programado mientras tomamos el sol en la piscina. Eso sí, vigilando que la estrategia funciona según lo planeado y monitorizando las respuestas. Con esta técnica los food marketers pueden actualizar sus contenidos, dando nuevos puntos de vista y redirigiendo su mensaje a un público diferente, aprovechando el ambiente de verano.

¿Cómo aplicar la reutilización de contenidos?

reutilizar contenidos

  1. Elige bien para dar al público lo que quiere. En vacaciones el consumidor se mantiene muy activo pero lo que busca son contenidos frescos y amenos, fáciles de leer y de compartir. Interesan temas más ligeros con los que poder desconectar en la tumbona de la playa, así que nada de posts largos y sesudos o demasiado serios. Las empresas de alimentación pueden aprovechar para dar a todas sus publicaciones un aire veraniego y distendido, aplicándolo a cosas típicas de las vacaciones como las barbacoas, los viajes, la operación bikini, recetas ligeras, la piscina o la playa.
  2. Adapta a las últimas tendencias. Hay temas cíclicos que se repiten año tras año y el verano se presta especialmente a ello. Podemos rescatar posts de la temporada pasada pero conviene actualizarlo, y no hay nada como dar un lavado de cara adaptándolo a las últimas tendencias. ¿Cuál es la moda gastronómica de este año? ¿Qué está generando más conversación en las redes sociales? Seguro que tienes contenidos antiguos que pueden relanzarse aprovechando las nuevas food trends.
  3. Infografías, listados, vídeos y presentaciones. En definitiva, contenido visual, ameno y sencillo, pero efectivo. Transformar un post o una receta cambiando su formato para que el consumidor tenga que leer lo menos posible da muy buenos resultados en las redes. Grandes profesionales del marketing como Todd Wheatland defienden que de materiales amplios se pueden sacar hasta 20 contenidos segmentados con variaciones mínimas.
  4. Refrescar y actualizar. Posiblemente tengamos contenidos publicados que se han quedado algo desfasados con el tiempo, pero siguen siendo de calidad. Revisar material antiguo susceptible de ser actualizado es otra manera de reutilizar sin caer en la mera copia, y aporta valor añadido a la profesionalidad de la marca. Mediante la revisión de estadísticas y datos, compartiendo nuevos estudios o puntos de vista, revisando enlaces rotos o cambiando las imágenes y añadiendo algo de nueva información revalorizamos contenidos ya creados sin mucho esfuerzo.
  5. Mantén activas las redes sociales. Nos encanta estar conectados y en verano y vacaciones se multiplica el uso de las redes sociales, por lo que nunca se pueden descuidar. Las más populares como Twitter, Instagram o Facebook son las más prácticas para mantener el contacto con el consumidor y de relanzar nuestros contenidos. Si estamos atentos a la actualidad son la forma más fácil e instantánea de ligar cualquier tema que surja con contenido propio.
  6. Programa, pero no desconectes del todo. Todos tenemos derecho a descansar y durante las vacaciones podemos aprovechar herramientas de programación para gestionar nuestras redes. Así nos aseguramos de mantener los perfiles, la web o el blog actualizados sin estar en la oficina, pero nunca hay que despreocuparse totalmente. El público sigue interactuando y querrá obtener respuestas, y siempre debemos vigilar el feedback y que toda la estrategia planificada funciona correctamente.

La estrategia de contenidos durante el verano juega también un papel esencial en toda la planificación de la temporada, más todavía en el marketing de alimentación. Saber cómo reutilizar contenidos para obtener los mejores resultados con el mínimo esfuerzo es una técnica imprescindible en esta época, así que no dudes en sacar partido de ella. Eso sí, recuerda que se trata de actualizar y refrescar. Al público no le gusta encontrarse con copias de contenidos repetitivas, y a Google tampoco.