Preparar una web deliciosa es como preparar un buen plato. Si queremos que el resultado sea completamente apetecible, hemos de seguir todos los pasos de la receta y poner mucho, mucho cariño y atención.

Receta para preparar una web deliciosa

1. Igual que para preparar un buen caldo, la base de nuestra receta, para comenzar con buen pie es necesario empezar por los ingredientes: los contenidos de la web.

Antes de tomar decisiones de diseño o empezar a pensar en funcionalidades, es fundamental que decidamos qué contenidos tendrá nuestra web, cuál es la importancia que debemos dar a cada contenido y cuántas páginas tendrá nuestra web. A esto lo llamamos #ContentFirst

 

Content first


2. A continuación, tenemos que dar sabor nuestro plato y a nuestra web. Una vez que tenemos redactados y bien definidos nuestros contenidos, es hora de desarrollar el “copy” de nuestra web.

En este momento decidiremos cuál es mejor tono y estilo de redacción para nuestra web. Al finalizar el proceso, tendremos listos todos y cada uno de los textos que integran la historia de nuestra marca.

3. Chup chup. Ya tenemos la olla a fuego lento, tenemos todos los ingredientes, pero aún necesitamos seguir cocinando nuestra web para alcanzar el mejor resultado. Ahora es el momento de decidir cuáles son las funcionales que tendrá nuestra web. Elaborar un catálogo de requisitos ayudará a nuestro amigo programador y nos ahorrará dolores de cabeza y cambios de última hora. ¿Necesitaremos un blog? ¿como será la navegación? ¿queremos comentarios? ¿botones sociales? ¿ecommerce? Un buen catálogo de requisitos es como tener a tu madre cerca, una garantía de éxito para tu web.

 

Blog IFA


4. Comencemos a emplatar. Ya tenemos nuestro plato casi listo, ahora es el momento de presentarlo de la forma más apetecible. Es hora de que el diseñador tome todos los elementos de la web (el contenido, el copy y los requisitos) y los convierta en un mockup. Tenemos que prestar atención a las fuentes, la paleta de colores de nuestra web y los grandes conceptos de diseño que darán personalidad a nuestra casa digital.

5. La hora del experto. Igual que un buen jefe de sala, el programador es el experto que conseguirá que nuestra web sea un éxito entre los comensales. Es momento de convertir los diseños en archivos, de hacer nuestra web realidad. En términos técnicos, es la hora de la programación front-end y back-end.

 

propositos food marketing seo


Ya sólo falta la guinda del pastel. Para rematar nuestra web, tenemos que hacer pruebas de rendimiento y optimización, cuidar los aspectos SEO de nuestra web y elegir el mejor y más seguro de los hostings que haya en el mercado.

Bon apetit!