Curación de contenidos. A mi madre, y seguro que a mucha más gente, esto de la curación le sonará a milagros de Lourdes o a jamones colgados al frío. Pero no, no tiene nada que ver. Es algo que todos los que publicamos en blogs, en Twitter o en Facebook hacemos, aunque no demos importancia a la denominación ni la conozcamos. Encontrar temas para publicar no siempre es fácil cuando se ha de cumplir con un calendario o plan de contenidos. Desde el community manager que tiene que rellenar el cuadrante del mes de octubre con cosas que emocionen a su público objetivo, hasta el blogger de cocina que no deja de dar vueltas a la cabeza a con qué recetas lo va a petar en Navidad.

Para que nos entendamos, hace años, estas herramientas bien podrían haber sido unas tijeras con las que cortar trozos del periódico, unas chinchetas y un corcho con marco. Hoy día, ese corcho se tiñe de bits y se llama Pinterest, Linkedin Pulse, Flipboard o Feedly. Estas herramientas nos permiten diseñar un mundo de contenidos personalizados, agrupados por intereses, en los que bucear hasta dar con la noticia que llamará la atención en redes sociales o la idea que nos permita desarrollar contenido original. La curación de contenidos tiene varias fases: selección de las fuentes, lectura, filtrado del contenido deseado y difusión.

Vamos a enumerar algunas de esas herramientas:

Pinterest. Sí, Pinterest. Un comodín que permite distintos usos. El flujo de información es rápido y podemos seguir por intereses. Al ser una herramienta visual, la selección resulta rápida y sencilla. Nos encaja o no de un vistazo y hacemos favorito o lo pineamos en uno de nuestros tableros, público o privado. Y allí queda almacenado para cuando lo necesitemos. Interesante para curar contenidos de moda, infografías, decoración o comida.

Feedly. Cuando Google Reader murió, Feddly fue a su entierro esbozando una sonrisa. Sencillo y accesible, es un lector de feeds que recoje las nuevas publicaciones de los blogs suscritos.

Spundge.  Apropiada para equipos editoriales, ya que ofrece la posibilidad de utilizarla de manera colaborativa.

Listas de Twitter. Detectar listas adecuadas a nuestros intereses nos ayudará a encotrar información fresca y estar atentos a lo que se está moviendo en la red a cada momento. Para aguilillas que están a la que salta.

Linkedin Pulse. Un gestor de noticias con un importante componente visual. La información se agrupa por intereses y se puede añadir contenido mediante las propuestas que se ofrecen o su buscador de fuentes.

Pearltrees. Puedes coleccionar blogs, webs, imágenes o notas. Aquí la cosa va de perlas, que es como llaman a las unidades de información que se almacenan. Colaborativa y gratuita, es adecuada tanto para trabajar de forma individual o en equipo.

Quizá estás pensando que en esta lista no está esa herramienta que tú utilizas; es probable, porque son tantas que no nos cabrían en un solo post. ¿Compartimos? ¡Cuéntanos cuál es que utilizas tú!