Social Media

El aumento exponencial en la cantidad de información que el consumidor tiene disponible y la reducción de su capacidad de atención a la información que recibe, son dos de las dificultades a las que nos enfrentamos hoy en día a la hora de comunicar en internet.

Como consumidores estamos constantemente recibiendo información sobre productos, marcas, empresas y proyectos, en todas las fases del proceso de compra. Internet y las redes sociales nos han facilitado el acceso a una enorme cantidad de información, llegándonos no sólo la información que nosotros proactivamente buscamos si no que, incluso sin querer, somos alcanzados por más información. Esta facilidad de acceso a la información y la enorme cantidad de información disponible, puede llegar a hacernos sentir abrumados.

La sobrecarga informativa (del inglés information overload) es un fenómeno conocido y estudiado desde los años 70 y se refiere al exceso de información a la que estamos expuestos y que puede llegar a saturarnos. Contar con demasiada información para tomar una decisión implica que tenemos que dedicar más tiempo y energía a analizar esa información y puede dificultarnos la toma de decisiones. Cuanta más información tenemos sobre un tema, más probable es que encontremos información contradictoria y lleguemos a necesitar más información para resolver las dudas, pudiendo entrar en un círculo vicioso: cuanta más información tengo más información necesito.

Cuando se trata de nuestra alimentación, es fundamental disponer de fuentes fiables de información. En ese sentido, la presencia digital de la marca debería ser nuestro mejor recurso. La información disponible en la web de una marca de alimentación debe ser clara, concisa y debe ayudar al consumidor a entender el producto y el universo que lo rodea. Las marcas deben asegurarse de proporcionar contenidos de calidad que ayuden a los consumidores, y deben esforzarse en hacer que esa información llegue y sea percibida por los consumidores, sin que se pierda entre la montaña de mensajes que recibe.

Cuantos más impactos recibimos y más expuestos estamos a un flujo continuo de información, menos atención podemos prestar a cada una de esas piezas. Algunos estudios estiman que el usuario dedica de media tan sólo 8 segundos de atención a cada tema. Conseguir enganchar la atención del consumidor durante esos 8 segundos para que se interese por ti y tu producto puede ser complicado cuando tu información compite con miles de mensajes más. Crear contenido de calidad y difundirlo correctamente para atraer a tu audiencia, es la mejor forma de fomentar tu relación con los consumidores actuales y potenciales de tu marca.

Dependiendo de tus objetivos, tu mix de contenidos puede incluir una variedad más o menos mayor de formatos de contenido. Según lo que pretendas conseguir puedes decidir invertir en artículos, fotografías, vídeos, infografías, etc etc. y cada una de esas piezas (bien planificada y ejecutada) te ayudará a acercarte un poco más a tu público objetivo. Pero independientemente del tipo de contenido que estés creando, puedes aprovechar las ventajas que te ofrece el micro-contenido.

micro-contenido

Un micro-contenido es un aperitivo con el que despertar interés. Se trata de un pequeño extracto del contenido que has creado, y que sirve para abrir boca y despertar interés sobre el contenido mayor. Puede ser una pieza gráfica llamativa, un extracto de la idea principal, una imagen que resuma el mensaje primordial, cualquier cosa que capte la atención del usuario en esos 8 segundos que va a dedicarnos para que decida visitar nuestro contenido. Este micro-contenido deberá ser difundido por todos los medios posibles (newsletter, redes sociales, etc) para atraer al público hacia ese contenido de calidad que has creado en tu web o blog.

Las ventajas del micro-contenido son:

1. Condensar el mensaje en un micro-contenido es la forma más sencilla de conseguir la implicación del usuario. Los consumidores están tan sobrecargados de información que incluso el artículo más interesante puede parecer que requiere demasiado esfuerzo. Sin embargo, al ofrecerles un avance en el que la información está ya prácticamente digerida, estamos facilitándoles la tarea y predisponiéndoles a interactuar con nuestro contenido.

2. Un buen micro-contenido es más compartible. Una frase que despierte interés, una gráfica con datos interesantes o un vídeo de 15 segundos, tienen más posibilidades de ser compartidos en las redes sociales y llegar así a más gente.

3. Un micro-contenido es una forma económica y eficiente de sacar más partido a tu contenido. Una vez hecha la inversión de crear el contenido, extraer de él un micro-contenido no supone un coste mucho mayor.

4. Puedes adaptarte a diferentes audiencias con diferentes micro-contenidos. Aunque el contenido total sea el mismo, puedes utilizar diferentes micro-contenidos para atraer a diferentes públicos objetivos hacia tu contenido.

Utilizar un bodegón de ingredientes para despertar interés sobre una receta, preparar un corte de 15 segundos de una vídeo receta, contar con gráficas y recursos de imagen adicionales para preparar esos aperitivos de tu contenido, puede ayudarte a sacar más partido al contenido que estás creando. Planificar bien la estrategia de contenidos y crear un plan de contenidos que contemple todos los recursos disponibles ayudará a que tu contenido destaque entre tanta información. Además, mantener coherencia en el estilo de tus recetas, vídeos, artículos, etc, ayudará a que tu marca se posicione mejor en la mente de los consumidores.

Por ejemplo, si escribes un artículo sobre la vitamina C en el que se habla de diferentes frutas, puedes crear pequeñas piezas que inviten a leer el contenido:

micro-contenido alimentacion

Si creas una infografía muy completa sobre qué cerveza sería tu blog si fuera una cerveza, puedes hacer pequeños extractos para compartir en las redes sociales que mantengan la cabecera y el pie de tu infografía pero que se centren en un sólo tipo de cerveza.

micro-contenido cerveza

Proporcionar contenido de calidad es fundamental para mantener y hacer florecer las relaciones con nuestros consumidores en internet. Crear contenido de valor es mucho más importante hoy en día que crear mucho contenido puesto que hay una sobrecarga de información en los consumidores y su atención es cada vez menor. Para ayudar a que el contenido de calidad llegue mejor al consumidor, se pueden utilizar micro-contenidos que difundidos de la forma correcta ayudarán a que más usuarios lleguen al contenido de calidad que has preparado.

Fuente: newscred