RM

Han pasado unas semanas y seguro que ya tenéis bien aprendidos los cinco primeros pasos para vestir un plato que os ayudarán a realizar buenas fotografías gastronómicas. Hoy seguimos sumando técnica y os ofrecemos la segunda parte de los diez pasos indispensables para vestir un plato. ¿Estamos preparados?

6-Elección de un buen equipo.

No hay que explicar mucho este punto. Es verdad que es el profesional el que realmente cuenta y que sin él, por mucha cámara, focos o luces que se tengan, el resultado final no sería el óptimo. La maña también cuenta, pero para obtener resultados profesionales, es ineludible conseguir y atesorar un equipo de calidad que habrá que ir sustituyendo a medida que el número de disparos aumente y la tecnología cambie. Estar actualizado es importante.

7-Tipo de luz.

La luz es fundamental a la hora de resaltar las cualidades del producto, tanto natural o bien artificial con flashes, hay que saber iluminar con detalle y sutileza, para no quemar la imagen con excesiva cantidad de luz o pecar de defecto y dejar zonas sin iluminar, creando cuevas y sombras, que si no se buscan con un motivo o una causa, pueden quedar mal y afear nuestro trabajo. Este punto esta también relacionado con los brillos, ya que si maquillamos en exceso con aceite y luego introducimos una luz que los exagere, podemos conseguir un efecto no deseado, que tengamos que matizar más tarde en retoque y por ende, perder tiempo de trabajo.

 

RM

8-Idea a desarrollar.

Es esencial elegir previamente el leit motiv del trabajo a realizar, para poder saber que tipo de atrezo y productos debemos comprar o combinar. Tener claro éste punto desde el principio, nos ahorrará mucho tiempo y evitaremos dar palos de ciego a la hora de conseguir una imagen que se adecue con nuestros deseos.

9-Problemas de emplatado.

Elegir una vajilla grande, lustrosa y de formas complicadas no nos garantiza un resultado óptimo o gratificante.  Muchas veces un plato sencillo, sin alas, de pequeño tamaño nos da la posibilidad de obtener una foto muchos más apetitosa, lustrosa y llamativa, dándonos la opción de utilizar un macro y obtener imágenes más centradas en el producto. Otro factor a tener en cuenta será la disposición de los alimentos y su colocación dentro de la composición, obteniendo imágenes más agradables y equilibradas.

10-Ser fiel.

Como código de honor y responsabilidad, la mejor manera de ajustarse a la realidad, obteniendo un producto real y fotogénico, es no intentar maquillar los productos con barnices, espumas o productos químicos que alteren sus cualidades en beneficio nuestro. Mi consejo es ser lo más natural posible utilizando ingredientes comestibles, y estrujarse la cabeza para conseguir herramientas a nuestro favor, que nos permitan conseguir un resultado final impecable, al menos, dentro de nuestras posibilidades.

Nuestra Newsletter para Food Marketers
Tus datos no serán cedidos a terceros. Lo prometemos :)