emplatado22

 

Muchos os preguntaréis cuál es el secreto para obtener una foto gastronómica apetecible, radiante y exultante. Muchos os responderán que con duro trabajo, otros ni se molestarán en hacerlo: “es secreto, sabes?…” Nosotros os contamos qué directrices seguir y qué cosas hay que tener en cuenta para llegar a una foto 10.

1-Idea a desarrollar
Es esencial elegir previamente el leitmotiv del trabajo a realizar, para poder saber qué tipo de atrezzo conviene, qué productos debemos comprar o combinar. Tener claro éste punto desde el principio nos ahorrará mucho tiempo y evitaremos dar palos de ciego a la hora de conseguir una imagen que se adecue con nuestros deseos.

2-Selección del producto
Hay que escoger bien los productos para más tarde, realzar las cualidades que cada uno ofrece de la manera óptima intentando huir todo lo posible del retoque fotográfico. Debemos invertir tiempo en la selección y criba de los posibles candidatos frescos de mercado, para obtener una materia prima de casi diez. Pero los productos que no son frescos no desmerecen al resto en nuestro proceso creativo y de selección. Habrá que armarse de valor y paciencia y seleccionar granos de arroz sin abrir y sin romper, escoger judías blancas enteras de entre las rotas y sacar con pulso quirúrgico lascas de atún en aceite enteras de estrechas latas.
emplatado1

3-Selección de atrezzo
Elegir la mesa, los manteles, cuberterías, vajillas… el cómo y dónde utilizarlos, la variedad y el estilo, puede enriquecer nuestra imagen buscada, darnos valores y registros que hacen aumentar exponencialmente el valor de nuestro trabajo. Es fundamental la labor del estilista para obtener un resultado óptimo y elegante, acorde con nuestro live emotive.

4-Conservación de colores
Para conservar los colores de las hortalizas y verduras y así poder usarlas en nuestro beneficio, debemos aplicar cortas cocciones sin altas temperaturas, para evitar la degradación de las propiedades y particularidades del producto en sí, obteniendo colores más vivos. Pero hay que tener cuidado y no dar a entender en la imagen que el ingrediente está crudo o sin hacer.

5-Los brillos
En muchas ocasiones, el plato se queda muerto, frío y sin aspecto fresco. Una solución pasa por utilizar aceite o agua sobre el producto a fotografiar, dependiendo del efecto deseado. Por ejemplo, para dar sensación de calidez, de manera sutil y delicada, aplicamos aceite de oliva con un pincel, este gesto nos puede realzar el aspecto final. Si pulverizamos con agua, podemos rescatar un aire de frescura que a lo largo de la sesión fotográfica, puede ir en perjuicio nuestro si no aplicamos este tipo de trucos.

Muy pronto volveremos con la segunda parte de este post para daros nuestros trucos fotográficos.