El mundo de la fotografía gastronómica ha trabajado durante años en mostrar la belleza de alimentos en fantásticos bodegones de productos donde el fotógrafo trabaja con el foodstylist para sacar el mayor partido creativo a sus protagonistas, los productos. Además, hemos vivido la explosión de imágenes de platos cocinados. Al principio realizadas por profesionales para grandes restauradores, después las revistas y los libros de cocina nos empezaron a ilustrar con fotografías las recetas de cocina y hoy día, Internet está literalmente abarrotada de foto de platos.

Quizás esta abundancia ha generado una contracorriente que busca la belleza donde otro ya sólo ve desechos. Esta es la tendencia “dirtydishes” y nosotros la hemos conocido gracias a nuestra compañera Marta Miranda, a la que vemos diariamente haciendo fotos cuando todos terminamos de comer y nos echamos hacia atrás en ese gesto de placer tras una buena comida. Es la firma del comensal, cada persona termina su plato de forma diferente, ninguno es igual, es único. Marta incluso tiene un blog donde va subiendo sus dirty dishes.

Ojo, que al principio extraña pero cuando lo pruebas, engancha.

Nuestra Newsletter para Food Marketers
Tus datos no serán cedidos a terceros. Lo prometemos :)