En los libros de texto, en el colegio, nos hablaban de la primera y segunda revolución industrial. Recientemente le pusieron nombre y fecha a la tercera, y ya estamos inmersos en la cuarta revolución industrial, la revolución de la inteligencia. La tecnología que posibilita los cambios de era se desarrolla cada vez más rápido, y adaptarse es fundamental para garantizar la supervivencia de individuos y empresas.

El aumento de la población mundial, unos recursos naturales diezmados, una mayor competitividad global y un consumidor exigente, constituyen el actual escenario económico en el que se mueven las empresas de la industria alimentaria. Con retos tan importantes sobre la mesa como alimentar a tantos y alimentarnos mejor, la innovación ya no es una opción, es una obligación si se quiere garantizar el futuro del negocio.

El sector de la alimentación (comida y bebida) se mueve a un ritmo acelerado y es vital que las empresas del sector comprendan este nuevo escenario y se suban a un tren, que ya está en marcha. La necesidad de un mejor aprovechamiento de los recursos y una mejora de la eficiencia ha servido de caldo de cultivo para que un nuevo horizonte se divise con el objetivo de mejorar la competitividad de la industria agroalimentaria y esto es el llamado: Food Industry 4.0.

foodindustry40

La digitalización de las empresas

Los consumidores demandamos mejores productos y servicios ofrecidos por mejores empresas. Para poder satisfacer nuestras necesidades, las empresas deben usar todos los recursos tecnológicos a su alcance. Digitalizarse para integrar en su toma de decisiones la gran cantidad de información disponible de forma eficaz, es fundamental para su competitividad.

El concepto de Industria 4.0 es relativamente reciente y se refiere a la cuarta revolución industrial que consiste en la introducción de las tecnologías digitales en la industria. Un asunto de máxima prioridad que plantea la necesidad de que Europa se reindustrialice. En el terreno de la industria de la alimentación, se pretende que exista una malla de empresas agroalimentaria: inteligente, hiperconectada, global y que genere valor para la sociedad tanto en crecimiento económico como en la generación de empleo. Un compromiso que desde España se intenta llevar a cabo a través del Ministerio de Industria, Fomento y Competitividad, siendo este el responsable de trasladar el apoyo a la industria 4.0 mediante líneas de ayudas y píldoras de información para el empresario y trabajadores para acometer su proceso de transformación digital. El reto: actuar de manera rápida, eficaz y poder ser ambiciosos tanto a nivel nacional como internacional.

¿Cómo fomentan la digitalización de la industria los gobiernos? A través de:

  • Políticas europeas, nacionales y locales.
  • Una estrategia de especialización
  • Un paquete de medidas comunes para establecer normas en toda Europa.
  • El uso de instrumentos financieros e inversiones.
  • Programas de investigación e innovación.

informe-industria-conectada40-6

Cómo ser una industria 4.0

Abrazar la nueva revolución industrial y convertirse en industria 4.0 es un proceso estratégico en el que no existen fórmulas mágicas. Lo primero que debe darse es la visión de la dirección de la empresa que decida impulsar el cambio. Después será necesario una reflexión sobre qué tecnologías , dónde y cómo usar, en cada caso concreto.

El Food Industry 4.0 se basa en la conectividad digital de consumidores, productos, procesos y smart factories que aprovechan la interconectividad como ventaja competitiva. Se busca además incrementar la eficiencia y rapidez de respuesta a los cambios del mercado, usando la información disponible a tiempo real tanto sobre los gustos y necesidades de los consumidores como de nuestras propias fábricas. Por este motivo, es vital adaptar los métodos de producción de forma que se centren en las necesidades del cliente para ofrecer un producto a medida. Empoderar al cliente en el proceso de diseño y mediante procesos de producción flexibles.

Las empresas deben contemplar los posibles escenarios en torno a su hoja de ruta de datos y tecnología a considerar y decidir sobre las mejores opciones que la industria 4.0 tiene para ellos, incluyendo los costes, así como los inputs y outputs que se esperan. Big data y robótica se perfilan como dos tecnologías claves e imprescindibles para la Food Industry 4.0, pero su uso y aplicación dependerán de cada caso concreto. Es importante considerar qué va a aportar más valor, impulsar las mayores eficiencias y ayudar a que el negocio siga siendo competitivo a largo plazo. La aplicabilidad y la seguridad de las tecnologías serán factores de decisión claves. Los primeros que entiendan esta nueva economía de la industria 4.0 serán los primeros en cosechar los beneficios de un futuro más digital e hiperconectado que trae mejores pronósticos y una producción más eficiente. Como con cualquier oportunidad emergente, no hay camino establecido a seguir, pero planificar con antelación es siempre un buen primer paso.

Esa conexión de los consumidores y productos ha sido y es nuestro lema y misión desde nuestros inicios connecting food & people. Generar ese vínculo de confianza entre un producto de consumo, una tendencia, nuevas formas de testar ideas de producto con ese usuario que hoy en día es un consumidor activo. Ahora, en Gastromedia queremos adoptar esta corriente y actualmente trabajamos en un plan estratégico 2020 para ofrecer soluciones que contribuyan a este gran reto europeo.

El futuro de la industria alimentaria española 4.0

Más de 100 representantes de la industria alimentaria se dieron cita en el CNTA (Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria) en la jornada organizada por este centro tecnológico que llevaba por título: ‘Food Industry. Calidad y seguridad alimentaria 4.0’ y donde se desvelaron las claves para aplicar este concepto en el sector agroalimentario. Durante las horas de las jornadas se dibujó un escenario prometedor y desafiante que reflejaba la ilusión por el potencial de esta industria. Una ilusión y trabajo transmitidos gracias a la excepcional organización y calidad tanto técnica como humana del equipo de profesionales que forman el CNTA. Puedes seguir el hashtag #CNTAfood40 para conocer de primera mano la vanguardia que inspiró a los allí presentes.

Un modelo colaborativo entre empresas, entidades públicas y privadas y start ups, sentará las bases del futuro de este proyecto para que entre todos contribuyamos al impulso que necesita la industria agroalimentaria española para ganarse su futuro.