Si nos lees desde hace algún tiempo, el concepto “Content Marketing” no te sonará extraño. De todas formas, no nos vendrá mal recordar su definición.

Según la wikipedia, fuente de sabiduría y consenso académico de nuestro tiempo:

“El marketing de contenidos” … “es el arte de entender exactamente qué necesitan saber tus clientes y entregárselo de forma pertinente y convincente”. En otras palabras, consiste en crear y distribuir contenido relevante para clientes y potenciales clientes con el objetivo de atraerlos hacia la empresa y conectar con ellos”.

En la humilde opinión del que escribe, la definición anterior sería más completa si hiciera referencia al resultado elemental, tangible, medible y concreto de una estrategia de content marketing: el impacto.

Un impacto es cualquier encuentro que se produzca entre un usuario y una marca.  Estos encuentros se pueden producir en cualquier medio físico o digital: en el supermercado, en un stand, en un banner, viendo un vídeo en youtube, en televisión ….

Si volvemos de nuevo al Marketing de Contenidos, el objetivo fundamental de cualquier estrategia de Content Marketing es la generación de impactos significativos.

Un impacto es significativo cuando cumple las siguientes características:

– Nos ayuda a lograr los objetivos de marketing: crear imagen de marca, generar visitas a la tienda online, dar a conocer un producto, reforzar un atributo del producto, etc.

– Alcanza a nuestro target: los impactos generados en usuarios que no forman parte de nuestro target, no serán considerados “útiles” dentro de nuestra estrategia.

– Es medible: ya se sabe, en el mundo de la planificación de marketing, lo que no se puede medir no existe.

impactos marketing de contenidos

Según nuestro modelo, la misión de cualquier responsable de una estrategia de marketing de contenidos, debe consistir en proponer un plan estructurado de creación y difusión de contenidos que maximicen el número de impactos significativos dado el volumen de inversión.

Esta manera de afrontar el marketing digital tiene además la ventaja de contestar de forma clara al clásico prejuicio “medios tradicionales vs medios digitales”. Ambos tienen como misión generar impactos en nuestro target, no hay motivo para pensar que un impacto en televisión tiene más valor que un impacto en entornos digitales. Sin embargo, esta es una creencia que existe y está fuertemente arraigada entre algunos equipos de dirección.

El marketing de contenidos nos puede ayudar a generar impactos de más valor que los producidos por la publicidad tradicional. En la tele, por ejemplo, nuestro tiempo es muy limitado y es necesario concentrar al máximo los mensajes, hasta el punto que a veces se hacen incomprensibles.  Por contra, en internet podemos trabajar los mensajes publicitarios a través de vídeos de más duración o realizando diversos vídeos con el objetivos de lanzar mensajes distintos. Además, a través de plataformas como las redes sociales, podemos realizar segmentaciones muy precisas, lo que incrementa aún más el valor de los impactos generados.

En Gastromedia estamos totalmente convencidos de que el marketing de contenidos puede ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos y tenemos un compromiso firme con todos nuestros clientes: ayudarles a generar impactos significativos en su target mediante estrategias de creación y difusión de contenidos deliciosos :G