Cuantas veces te habrá preparado tu madre ese postre que tanto te gusta para darte una sorpresa o porque se lo has pedido tu directamente. Por eso, en Gastromedia, creemos que ya es hora de que le devuelvas tantas horas de dedicación y seas tu, aunque solo sea por una vez, el que se meta en la cocina a prepararle un delicioso Plum cake de fresas y vodka en el Día de la Madre.

No tienes excusa para no preparar este postre porque es fácil de cocinar, además las fresas son una fruta de temporada y ahora mismo las puedes encontrar en su mejor momento en los mercados. Y no nos engañes, que seguro que tienes alguna botella de vodka, testigo de alguna fiesta o reunión de amigos por tu casa. Si no eres de vodka, puedes sustituir este destilado por algún otro que te guste más como el ron o el whisky.

Manos a la obra y regálale a tu madre un postre digno de este día, y recuerda que tu puedes descargarte aquí el salvapantallas de esta receta para recordar el regalo tan chulo que le hiciste este año en el Día de la Madre.

plum cake de fresas y vodka

Receta de Plum cake de fresas y vodka

Ingredientes

Plum cake:

160g de mantequilla, 160g de azúcar, 160g de harina, 3 huevos, 2g de levadura en polvo, 15ml de vodka

Fresas:

150g de fresas, 150ml de Vodka, 150g de azúcar

Elaboración:

Deshacer el azúcar en el vodka, a fuego muy bajo. Agregar las fresas limpias y troceadas dentro del cazo, retirar del fuego, tapar y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Batir la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar. Añadir los huevos uno a uno, después la harina y la levadura tamizadas junto con el vodka.

Rellenar un molde encamisado con mantequilla y harina, con la masa de plum cake. Introducir en la masa, los trozos de fresa, escurridos del almíbar. Hornear 38 minutos a 160º C.

Porcionar una vez enfriado sobre una rejilla, servir junto con el almíbar fresas y vodka

 

5 razones para preparar esta receta

1. Cocinar para tu madre. Seguro que le hace mucha ilusión que le regales este Plum cake de fresas y vodka, sabiendo que has sido tu personalmente has comprado los ingredientes y lo has cocinado.

2. Cocina con tu madre. Otra opción es que la invites a preparar juntos esta receta en la cocina. Seguro que las risas están garantizadas.

3. Postre o merienda. El plum cake es perfecto para terminar una comida familiar por este día o también para merendar más tarde con un café o un té.

4. Porque madre no hay más que una. Y se merece todo lo bueno y más. Y si es más de salado que de dulce, o incluso si quieres completar el menú, puedes preparar también esta tarta salada de tomates cherry y requesón. Así podrá elegir igual que hacías tu cuando te preguntaba ¿Qué quieres para comer? Y comías a la carta.

5. Superar el reto. Y es que admitámoslo, como nuestra madre no cocina nadie en el mundo. Y por un momento te puedes sentir intimidado: ¿serán buena las fresas? ¿se habrá quedado un poco seco? ¿estará rico? Así que si le preparas esta receta y le gusta, te vas a pavonear como el que más, sobre todo cuando ella lo cuente a todas sus amistades y familiares. Y ahí, recuerda que fue Gastromedia, el que te dio la idea. 😉