Es tiempo de buen tiempo. De terracitas, de cañitas, de picnics… de barbacoas. Nos encantan las brasas y por eso queremos animaros a que inauguréis la temporada de barbacoas de esta primavera-verano organizando una. Puede ser en el campo, en una terraza, en la playa. Tú pones el lugar, Gastromedia pone las ideas.

Una barbacoa es perfecta para estar con los amigos, la familia o los compañeros de trabajo. Pocas formas de cocinar permiten estar charlando y comiendo mientras se prepara la comida, sobre todo con el cocinero. Para que seáis los auténticos reyes de esta técnica festivo-culinaria hay que tener en cuenta ciertos consejos para hacer una barbacoa:

  • Cantidad de comida. Fundamental saber cuántas personas van a asistir, que luego te puedes pasar comiendo chorizos o brochetas de pollo 2 semanas o quedarte corto y pillar fama de “cutre-agarrao”. Si tu barbacoa va a tener la carne como única protagonista calcula entre 350g-400g por persona; si la estrella es el pescado unos 300g por invitado. Todo dependerá del saque que tengáis, de los aperitivos que comáis, de si vas a hacer a la brasa también algunas verduras… en todos esos casos deberías calcular un poco menos.
  • Tipo de barbacoa. Si la barbacoa la vas a organizar en una terraza de un ático en el centro de una ciudad, no te aconsejamos que lleves piñas o leña, salvo que quieras hacerte famoso en el barrio e invitar a comer a la brigada de bomberos. En ese caso opta por una barbacoa de carbón que es más segura o incluso de gas o eléctrica. En tiendas especializadas puedes encontrar distintos tipos de carbón en función de la comida. En lugares más abiertos, puedes optar por hacerla con leña de olivo (ideal para verduras), de encina (perfecta para pescados) o sarmientos (las carnes quedan de locura).
  • Un poquito de paciencia. Es lo que necesitas para preparar las brasas en primer lugar y luego para conseguir que la carne quede en su punto. La brasas deben estar blanquecinas o grisáceas para poder empezar a cocinar y esto, amigo, te va a llevar una hora o más.
  • Preparar la carne o el pescado. Es aconsejable tener la carne a temperatura ambiente antes de ponerla sobre la parrilla. También puedes rociarla con aceite en spray, adobar la carne o marinar el pescado previamente, espolvorear pimienta, ajo…
  • El orden de los alimentos sí altera la barbacoa. Lo ideal es comenzar por chorizos, pancetas, morcillas para que se puedan ir comiendo mientras se van haciendo las verduras, el pescado o las piezas de carne más grandes.
  • La salsa de la vida. Puedes acompañar tu barbacoa con una gran variedad de salsas: barbacoa, alioli, chimichurri, romesco… De ti depende prepararlas tú mismo o comprarlas directamente en el super.

tiempo de barbacoas

5 razones para preparar una barbacoa

  1. Diversión. Es una forma de compartir una comida con los invitados muy entretenida. Además puedes proponer que cada uno se ocupe de preparar algo en las brasas y así ir rotando.
  2. Variedad. Puedes elegir hacerla de carne, pescado o verdura o preparar un mix, como la que hemos preparado nosotros y cuyo salvapantallas te puedes descargar aquí.
  3. Saludable. Es una forma de cocinar más saludable que freír o rebozar.
  4. Sabor. Y es que la comida hecha en la barbacoa sabe diferente, si además utilizas leña, sarmientos o piñas, se aromatizará de forma espectacular.
  5. Comida al aire libre. Una ocasión perfecta para salir de la cocina y preparar la comida a cielo abierto. Y si es con una cervecita a mano, bien fresquita, ¡serás el rey del mundo!