Las redes sociales basadas en la imagen como Pinterest o Instagram están a la orden del día. Una imagen vale más que mil palabras, y precisamente por ello este tipo de plataformas han encontrado un éxito rápido y creciente. De entre los millones de fotografías que encontramos a golpe de clic, las referentes a la comida han cosechado un buen número de adeptos.

Pero, ¿tiene algún efecto mirar tal cantidad de imágenes?. Lo cierto es que un estudio de la Universidad Brigham Young (Estados Unidos) ha llegado a la conclusión de que el acto de observar dichas fotografías tiene un efecto saciante en nuestro apetito. En palabras del coautor del estudio, Ryan Elder, lo que experimentamos es un cansancio de sabores sin haber siquiera probado bocado. O lo que es lo mismo, comemos con los ojos.

2014-02-12 20.46.21

El #foodporn, o la moda de publicar instantáneas de nuestra comida, puede llegar a empachar. Eso sí, para que surja tal efecto tienen que darse dos puntos importantes. El primero de ellos es, como muchos habréis pensado, la exposición a un número considerable de imágenes. Por otro lado, y probablemente más curioso, este efecto saciante se produce con alimentos del mismo tipo que las fotografías que percibimos.

De este modo, no por ver un par de imágenes de tartas va a dejar de apetecernos tomar dulce, pero el exceso de las mismas podría provocarlo. Una idea que ya se está extendiendo y que los propios autores del estudio recomiendan para evitar caer en la tentación, por ejemplo, de alimentos poco saludables.

Frente a todas estas afirmaciones, en Gastromedia debemos de estar hechos de una pasta especial. Por muchas fotos de deliciosos platos que veamos, y a pesar de estar capturando en todo momento instantáneas para que nuestros clientes puedan compartirlas a través de los medios sociales, nuestro gusto por la buena comida parece ser casi insaciable. Y vosotros, ¿habéis experimentado este tipo de efectos al estar expuestos al #foodporn?.