La fotografía gastronómica es una disciplina que consiste en capturar la esencia de cada alimento, producto, bodegón o plato cocinado y plasmarla, siguiendo una técnica y estilo, en imágenes que van documentando, año tras año, la capacidad creativa del ser humano para alimentarse.

Las primeras “fotografías gastronómicas” las hicieron ya en el alto paleolítico los moradores de las Cuevas de Altamira, aplicando la técnica existente en aquel momento, dejaron para la posteridad imágenes de gran belleza sobre sus hábitos alimenticios basados en la caza de animales salvajes.

bocata-instinto-basico-fotografia-gastronomica
© Gastromedia / fotografía Javier Lobato

Si ya el ser humano tenía ese afán creador en el paleolítico, no es de extrañar que esa fuerza creadora haya hecho cambiar el mundo convirtiéndolo en lo que es hoy. La evolución lo ha transformado todo y sigue haciendo su trabajo día tras día. Un ser humano de hoy ya no tiene en su cabeza, como ocurría en el paleolítico, la relación directa: animal salvaje – comida. Hemos conseguido sobrevivir a base de imaginación y creatividad, creando miles de formas de alimentarnos partiendo de los recursos disponibles, domando y modelando la naturaleza con el fin de alimentar a una raza. En cada rincón del planeta existe hoy una inmensa base de conocimiento culinario de valor incalculable.

El instinto de supervivencia nos ha llevado a dejar constancia, en cada momento, de cómo sacarle partido a nuestro entorno para alimentarnos. Antiguamente eran las madres quienes depositaban en sus hijas esas técnicas culinarias, para que ellas, a su vez, fueran capaces de alimentar a su nueva familia y traspasar el conocimiento a las nuevas pequeñas. Actualmente, con la llegada de internet y los smartphones, nuestro instinto lo tiene más fácil que nunca y vemos cómo millones de personas comparten a diario en redes sociales lo que comen o cocinan. Esto probablemente es visto socialmente como una moda o tendencia, en realidad, forma parte de nuestro ADN compartir con nuestros iguales cómo nos alimentamos, sencillamente es un instinto básico.

instagram-food-google
imágenes de instagram

Actualmente, en países desarrollados, la industria alimentaria se ha encargado de solucionar esa parcela crítica del ser humano, la de buscarse la vida para tener recursos disponibles con los que alimentarse, proporcionando miles de ingredientes y productos con los que cada individuo debe configurar su dieta diaria. Ahora la cuestión no es cómo disponer de alimentos sino qué hacer con ellos para tener una dieta equilibrada. Es una cuestión de educación, y todavía no se le ha dado la importancia que merece.

Las marcas de alimentación por su parte, utilizan la fotografía gastronómica para ayudar al consumidor a descubrir un mundo de posibilidades alrededor de cada producto o ingrediente y motivarle, mediante imágenes y recetas que les seduzcan y conecten con sus necesidades, a cocinar y alimentarse mejor.

En Gastromedia llevamos desde el 2001 trabajando en este maravilloso campo. Hemos fotografiado más de 100.000 imágenes y cocinado miles y miles de recetas para infinidad de marcas y proyectos. Nos sorprende ver el gigantesco mundo de posibilidades que existe alrededor de la comida y nos motiva ver cómo las nuevas tecnologías contribuyen a que las culturas compartan su forma de alimentarse en tiempo real. La fusión como base de la evolución que sigue haciendo su trabajo.

Y para terminar, y siguiendo el ejemplo de nuestros ancestros y nuestro instinto de supervivencia, apelar a la responsabilidad de todos de dejar constancia para la posteridad de cómo hoy utilizamos los ingredientes disponibles y aplicamos la creatividad para crear un inmenso regalo culinario que sin duda será la base de la cocina del futuro.

Por Pedro Alvarez, cofundador de Gastromedia.