piestureo1

Aunque en estas semanas veraniegas la actividad en las empresas se ralentiza, esto no es así en redes sociales, que siguen en ebullición y se llenan de paisajes paradisiacos, comidas dignas de un rajá y fiestas hasta el amanecer. Aprovechando precisamente esa tendencia, nos ha llamado la atención la iniciativa #noalpiestureo puesta en marcha en Instagram por la agencia Territorio Creativo.

Con este movimiento pretendían crear un debate en la red social para compartir fotos por excelencia entre defensores de poner imágenes de sus pies en sus lugares de vacaciones (casi siempre playas aunque no solamente) que usaban la etiqueta #piestureo, frente a otras personas que ya están cansadas de ver una y otra vez imágenes equivalentes a lo largo de su time line que se identificaban con #noalpiestureo. Los hashtags elegidos hacían un guiño a los usuarios habituales de redes sociales ya que unían la palabra pie (que, como decimos, son los protagonistas de estas estampas veraniegas) y postureo, esa manera de demostrar ostentosamente que se está en un lugar mejor que los otros.

piestureo2

Aunque aún es pronto para hacer un análisis exhaustivo, nos parece interesante la reflexión que se ha hecho entre los social media managers en redes sociales sobre si alguna marca se habría atrevido a hacer esta campaña o qué marcas lograrían transmitir sus valores a través de estas fotos de pies (o fotos sin pies, en función de en qué lado esté cada usuario). A nosotros nos ha hecho pensar en nuevas maneras de llegar al público objetivo de nuestras marcas, ya que la comida es uno de los objetos más fotografiados en redes sociales (sí, tal vez tanto como los gatos) y cómo podemos ayudarlas a ser más notorias.

En nuestro caso, pusimos en marcha hace unos meses un concurso con PremiumMeat en el que pedíamos a los seguidores en Twitter que contaran historias sobre su #patriacarnívora. Durante la acción, conseguimos aumentar la base de seguidores de la marca, mientras creábamos un diálogo con potenciales clientes y una complicidad al poder escuchar historias de vivencias ligadas al consumo de carne en lugares y situaciones evocadoras.