Los gustos cambian con la edad, de eso no hay duda. Lo que nos gustaba a los 15 no tiene por qué seguir gustándonos a los 30 (o sí) y lo que en un determinado momento le gusta a alguien de 15 no tiene por qué ser lo mismo que le gusta a uno de 30 años. En eso estamos todos de acuerdo, ¿no?.

Una de las variables que debe manejar un food marketer en sus acciones de marketing es la edad de su target. Esta variable sociodemográfica es muy importante para lograr comunicar nuestro mensaje de forma eficaz. Cuando hablamos de alimentos y gastronomía, entra en juego otra variable a la que van íntimamente unidos: el sabor. Así pues, conocer la relación existente entre la edad y los gustos según las edades, es muy importante a la hora de establecer la estrategia de comunicación, y algo que nosotros siempre tenemos en cuenta cuando ideamos un plan de contenidos para una marca de alimentación.

consulab

Consumolab, el departamento de análisis sensorial para la innovación y el marketing  de Ainia Tecnología, ha realizado un estudio sobre Tendencias en el sabor, donde se despejan algunas dudas sobre sabores y gustos seún la edad. Las primeras conclusiones que se sacan de este estudio son, que el sabor es el factor más importante a la hora de comprar un producto, ya que el 97,3% de los encuestados así lo afirman. Y que además, más de dos tercios de los consumidores no volverían a comprar un producto si no les agrada su sabor. Pero ¿qué sabor gusta más: lo salado o lo dulce? ¿Hasta qué punto se están aceptando los gustos de la gastronomía de otras culturas? ¿Lo amargo o ácido son sabores vendibles? ¿Lo dulce es más femenino que masculino?. Estos datos nos pueden ayudar a comenzar un plan de contenidos con valiosa información, ya que nos dan pistas para adaptarnos a los gustos de nuestro target.

Estos son algunos de los interesantes datos que arroja el citado estudio sobre la edad y los gustos:

[unordered_list style=’circle’]

  • El dulce es el sabor elegido por los consumidores más jóvenes y conforme vamos cumpliendo años esa preferencia cambio hacia el sabor salado.  El 55,2% de los Millennials prefiere el sabor dulce. Sin embargo, a la Generación X les gusta casi por igual el dulce (47,5%) que el salado (46,5%). Y son los Baby Boomers quienes se decantan por el sabor salado (50%).
  • El dulce y el salado son los dos sabores preferidos por los consumidores. Sin embargo, el gusto por el sabor ácido y el amargo va aumentando con la edad.  Sólo el 3,2% de los Millennials prefiere el sabor ácido, mientras que en los Baby Boomers el gusto por éste sabor, aumenta en casi dos puntos porcentuales.
  • Las mujeres prefieren el dulce (51,2%) con una diferencia de más de 10 puntos respecto a los hombres, mientras que ellos prefieren el sabor salado. En cambio, con el sabor ácido y el amargo, la diferencia de preferencias por sexos es menos evidente.
  • La mayoría de los consumidores prefiere que los sabores salado, ácido y amargo, sean poco intensos en los alimentos. Mientras que la preferencia en la intensidad por el sabor dulce es similar en todas las franjas de edad y sexo.
  • El sabor afrutado es el que más gusta, seguido del ahumado y del especiado, y los que menos gustan son el ácido con el amargo, y el salado con el amargo.
  • En cuanto a los sabores étnicos, el 43,3% de los encuestados prefiere sabores de China, seguidos por los de Méjico y los de Japón.
  • Según el informe, que un producto tenga buen sabor genera confianza y es percibido como producto de calidad por el consumidor.
  • Para el 97,3% de los encuestados, el sabor es el factor más importante en la decisión de compra.

[/unordered_list]

Conocer a los consumidores y sus gustos es inherente a nuestro trabajo. Por ejemplo, para la planificación de recetarios, ideamos recetas variadas, sabrosas y sugerentes, teniendo en cuenta muchas variables relacionadas con el producto y con el target. Elaboramos la estrategia gastronómica del recetario considerando los sabores e ingredientes que mejor le van al producto y a sus consumidores. Y luego trabajamos también la presentación, atrezzo y color, realizando fotografías capaces de enamorar al consumidor a golpe de vista.

mockupbagels2

La edad y los gustos del target también influyen en la estrategia gastronómica de las historias trás un producto, y planificamos por ejemplo sus videorecetas. Así pues, si queremos llegar a los millennials, el story telling tendrá un tono de comunicación que comulgue con la comida sana, con la transparencia en la elaboración del producto y con el compromiso social. Usaremos canales como YouTube o plataformas on line para llegar hasta ellos, ya que sabemos que son altos consumidores de vídeos recetas y trucos de cocina, y al saber que tienen predilección por lo dulce, incluiremos estos sabores para hacerles más atractivo su consumo.

videorecetas-campofrio

Conviene siempre desarrollar la estrategia en base al conocimiento de la marca, sus objetivos, su posicionamiento, su target y sus gustos, los momentos de consumo, estacionalidad, etc. Cuantas más variables entren en juego más posibilidades de hacer una comunicación eficaz y por lo tanto de éxito. No cabe duda que si tenemos muy clara la edad de nuestro público objetivo, y tenemos datos sobre los gustos que predominan en cada segmento o generación (Millennials, Generación X, Baby Boomers…) hay que tener estos datos en cuenta, y emplearlos de forma inteligente en nuestras acciones.