Aguacate, aguacate y más aguacate. Hace tiempo que vivimos un boom de aguacate, cual burbuja inmobiliaria. Actualmente hay quien dice que ya está pasado de moda, otros, que es uno de los superalimentos del momento. Todo foodie que se precie tiene su opinión. Dentro de esta sobreexposición del aguacate en medios y redes sociales hay una tendencia que destaca especialmente: el “shaved avocado” o lo que viene siendo “aguacate laminado”, y dentro de esta tendencia la flor de aguacate es la ganadora por goleada.

El aguacate nos aporta muchos beneficios: sus grasas buenas protegen nuestro corazón, es antioxidante, mejora nuestra piel y nuestra vista. Y nos encanta su textura… Se puede preparar de mil formas, desde el recurrente guacamole hasta darle forma de buñuelo. Por estas razones, y algunas más, hace tiempo que se convirtió en uno de los ingredientes más utilizados y que no podía faltar en toda receta moderna.

Pero hay que renovarse o morir, y por ello se empezó a pensar en alguna otra forma de presentarlo un poco más cool. Así nace el “shaved avocado”. La base de partida es un aguacate cortado en láminas lo más finas que se pueda. Ahí van unos consejos para realizar nuestra flor de aguacate:

  • Fundamental, que el aguacate no esté muy maduro pero tampoco muy duro, para poder laminarlo sin echarlo a perder.
  • Pélalo y córtalo por la mitad. Elimina el hueso.
  • Hazte con un buen cuchillo y, sobre una tabla de cocina, córtalo en rodajas muy finas.
  • Coloca las rodajas en forma de abanico, con muuuuucho cuidado.
  • Con la mano colócalas en curva creando la forma de la flor.
  • Comprar varios aguacates y… repetir, repetir y repetir hasta que te salga perfecto.

Lo más habitual es darle forma de flor, pero todo dependerá de tu imaginación y tu destreza. Hay quien hace una rosa, hay quien le da forma ondulada… En instagram puedes encontrar inspiración para todos los gustos y niveles de destreza bajo las etiquetas #shavedavocado o #avocadorose.

Nosotros hemos preparado esta tosta con mojo rojo (ajo, pimientas piconas, cominos en grano, pimentón, vinagre, aceite de oliva y sal gorda), rabanitos y una flor de aguacate. Inténtalo en casa y presenta tus platos con aguacate de forma diferente. Utilízalo en tostas, ensaladas, ¡hasta en el sushi!

flor de aguacate

5 razones para hacer una flor de aguacate

  1. Ser original. A no ser que seas un superfoodie y tengas esta técnica dominada, es una manera distinta de emplatar una receta que tenga aguacate y convertirlo en el protagonista del plato.
  2. Hacer la foto y subirla a Instagram. Serás tendencia.
  3. Seguir comiendo aguacate, a pesar de quien dice que se está pasando la moda. Además, como tendrás que practicar bastante, vas a tener aguacate para rato. 🙂
  4. Prepararlo con tus hijos. Si tienes peques puede ser una buena forma de meterlos en la cocina y pasar un buen rato con ellos. Además las formas que se les pueden ocurrir pueden dar para unas risas.
  5. Regalo de salvapantallas. Descárgatelo aquí e inspírate para realizar tu “shaved avocado” más sofisticados.