Los avances tecnológicos siempre han impulsado avances clave en la historia de la humanidad. Pero en las últimas décadas asistimos a un proceso diferente que está cambiando nuestros hábitos rutinarios a una velocidad cada vez más acelerada, un hecho protagonizado por el auge de lo virtual, de internet, las redes sociales, los smartphones y todos los servicios que generan. También el panorama es otro en el mundo gastronómico, con una verdadera revolución logística que está transformando nuestra forma de alimentarnos.

Los sistemas de comida a domicilio

Cuando el comercio electrónico ya empezaba a consolidarse en otros ámbitos, los consumidores todavía recelaban de hacer la compra por internet. Pero hubo un sector que rápidamente se adaptó a las formas de venta online, los servicios de comida a domicilio. En realidad se trataba solo de adaptar un sistema que ya funcionaba mediante los pedidos telefónicos, tradicionalmente asociados a pizzerías, restaurantes chinos y otros locales de comida rápida.

Al ofrecer estos negocios la posibilidad de hacer el pedido desde el ordenador o desde una aplicación móvil, todo se hace más sencillo. Se evita incluso al cliente tener que interactuar con empleados intermediarios, mecanizando aún más el proceso. Pero el gran cambio vino al incorporarse a este sistema todo tipo de restaurantes, bares e incluso cafeterías y pastelerías, algunos con reparto propio pero la mayoría asociados a aplicaciones web.

Lo que ofrece una compañía de referencia como Just Eat, fundada en Dinamarca en 2001 y convertida hoy en líder mundial – acaba de incorporar a su red la española La Nevera Roja – es tan sencillo como efectivo. Su gran baza es la posibilidad de encargar de forma virtual todo tipo de platos de comida de cientos de locales diferentes, al mismo precio que en el restaurante, para recibirlos cómodamente en casa. Ya no hace falta salir para comer cualquier cosa que te apetezca, e incluso restaurantes de prestigio como Kirei de Kabuki se han sumado a la moda.

Supermercados online: buscando la confianza del cliente

logística en alimentación amazon

La mayoría de grandes supermercados e hipermercados que operan en España intentaron hacerse un hueco en el mercado virtual desde que se hizo evidente el aumento del comercio electrónico, pero se ha tardado en generar la suficiente confianza en el cliente. Además de webs algo confusas, los altos precios del transporte y la preferencia del consumidor por ver y tocar lo que compra han ralentizado el crecimiento de los supermercados online. Pero la situación está cambiando al renovarse la generación de clientes potenciales y entrar en escena nuevos jugadores.

Ahora hay un sector del público que tiene nuevas exigencias respecto a los productos que consume. Hay una vuelta a lo natural, lo saludable es tendencia y cada vez interesa más seguir una alimentación sostenible y ecológica. A ello se suma la moda de buscar productos exclusivos, artesanos o de edición limitada, y la demanda de poder acceder a cualquier antojo desde casa. Por eso son cada vez más los emprendedores de alimentación que eliminan los intermediarios para conectar directamente con el consumidor. Productores de frutas y verduras que venden del árbol a casa, obradores de pastelería sin tienda física o conservas artesanas gourmet que solo se encuentran online; estos negocios tienen en común el mensaje honesto que transmiten al cliente, su cercanía y su filosofía sostenible con el medio.

La irrupción de Amazon en el mercado

En el año 2013 era Amazon, el gigante de las ventas online, el que anunciaba su entrada en el mercado de la alimentación. Tras conquistar otros sectores de ocio, la compañía empezó a probar el sistema Amazon Fresh en algunas ciudades de Estados Unidos, su propio supermercado que funciona sacando el máximo partido de una logística impecable. Lo que hace es posibilitar la venta de productos de alimentación mediante acuerdos con diferentes vendedores de cada zona. Además, a finales de 2014 también se apuntó a los servicios de comida a domicilio lanzando Amazon Takeout & Delivery en localidades como Seattle.

Ya en 2015 se anunció la puesta en marcha de un supermercado beta dentro de Amazon España, que a día de hoy continúa en fase de pruebas. Aunque por el momento no se incluyen alimentos perecederos, en su catálogo se puede encontrar una gran variedad de productos de grandes marcas con referencias también importadas de otros países. La interfaz y el sistema de navegación es igual al resto del catálogo de Amazon, quizá poco apropiado para un supermercado online pero familiar y efectivo para el cliente habitual.

Recientemente la compañía ha anunciado la intención de lanzar su propia marca blanca para competir más directamente con los supermercados, buscando sobre todo ofrecer productos de calidad a un coste mucho más bajo. En principio sería un servicio enfocado a los abonados Prime para fidelizar aún más su permanencia como clientes fijos.

¿Qué nos depara el futuro?

logistica-dronEl hecho de que toda una referencia en el mercado online como Amazon esté apostando tan fuerte por el mercado de la alimentación nos da una pista sobre lo que nos depara el futuro. La opción de poder comprar cualquier cosa desde casa, simplemente pulsando un botón, está cambiando nuestras rutinas y nuestros hábitos como consumidores, pero también el propio mercado.

Si un servicio de venta a distancia tiene éxito es porque la logística ofrece el mejor servicio posible. En Estados Unidos están creciendo a ritmos agigantados compañías como Instacart o FreshDirect que crean un espacio virtual común poniendo en contacto al consumidor con empresas de alimentación locales, facilitando la venta. ¿Cuál es la clave de su éxito? La rapidez y eficacia logística, los precios ajustados y el saber adaptarse al mercado local de cada región.

Y es que ya no hablamos de repartos en 24 horas, sino de entregas en el mismo día en que se hace el pedido. Un comprador virtual solo se convertirá en cliente regular de un servicio online si el sistema es sencillo y cómodo, si encuentra lo que busca y si puede disponer de ello en el menor tiempo posible. Todo además sin pagar un sobrecoste excesivo, esperando la misma calidad que en un supermercado físico. La impecable logística de Amazon convirtió a la compañía en referencia mundial, y ahora parece que también conquistará el mercado de alimentación de la misma manera.

¿Se acabarán las tiendas físicas? Es difícil hacer conjeturas, pero lo más probable es que ambos sistemas se adapten para convivir, aunque hay una tendencia en aumento de las facturaciones online. Nos sigue gustando pasear por los expositores y elegir en persona los alimentos que llevamos, pero la comodidad y eficacia de hacer un pedido virtual para recibir la compra en casa nos permite una mayor flexibilidad en nuestras rutinas. Eso sí, con los sistemas virtuales estamos perdiendo el contacto social con otros seres humanos, hecho que amenaza con ir a más si se cumplen las expectativas de Amazon de hacer repartos con drones. Pero para eso habrá que esperar unos pocos años más.

Fotos | Supermercado de Amazon – Amazon Prime Air

Nuestra Newsletter para Food Marketers
Tus datos no serán cedidos a terceros. Lo prometemos :)