Si hoy te has levantado con el pie izquierdo, el calor trastorna tu sueño y te agria el carácter o te acabas de enterar que tu suegra te acompañará en tus ansiadas vacaciones no te preocupes, todo tiene remedio y si es dulce mejor que mejor. Una Happy Pill a la boca y todo solucionado.

No pienses que estamos incitándote a tomar algún antidepresivo. No, no te vemos tan mal. Lo que queremos contarte es la idea que tuvo el empresario catalán Domingo Ojeda, allá por el 2007, cuando creo la cadena de golosinas Happy Pills para ofrecer a los adultos pequeñas pildoritas para combatir los problemas y los sinsabores del día a día e intentar se un poquito más felices. En 2008 se abrió la primera tienda en Barcelona con una imagen muy sobria, totalmente blanca y con el packaging como uno de sus puntos fuertes, además del concepto de crear golosinas sólo para adultos y así huir de las tradicionales y llamativas tiendas de “chuches”. Estas píldoras de la felicidad se ofrecen a los consumidores dentro de originales envases que imitan a pastilleros, frascos de medicamentos o botiquines.

Gastroeconomy_CulinaryAction_HappyPills

El consumidor puede encontrar golosinas normales, sin gluten y sin azúcar, además de elegir el frasco, escoger la golosina que más le guste y ponerle una etiqueta personalizada. Por ahora, estas pastillas no necesitan receta médica y presumen de curar males como los días grises, el desgaste sexual, el mal de amores, los domingos con o sin fútbol, para ver la vida en rosa, para los calentones y otras decenas de dolencias. Una forma muy curiosa de introducir las golosinas en el mundo adulto sin que lleguemos a sentirnos culpables pero sobre todo efectiva ya que la compañía cerró el 2012 con una cifra de negocios que alcanza los 1,5 millones de euros. Quién le iba a decir a Domingo Ojeda que sus pastillas de la felicidad le harían tan feliz.

La cadena de golosinas Happy Pills abrirá próximamente establecimientos en Madrid y Palma de Mallorca, que se sumarían a las seis tiendas repartidas entre Barcelona, Zaragoza y Bilbao. Domingo Ojeda está preparando dar el salto internacional a ciudades como Nueva York, Londres, París y Estocolmo.

¿Quiere ser un poquito más feliz? Pues ya sabes…Happy Pills