Lo que nos mueve


La comida es lo más. Nos da vida y nos da vidilla. Nos une y nos obliga a ponernos de acuerdo (casi siempre). Nos recuerda de dónde somos y también nos hace viajar. Somos Gastromedia para homenajear a la comida todos los días, y devolverle un poquito de lo mucho que nos da:

  • Contribuyendo a que la gente se alimente mejor, comiendo rico
  • Ayudando a las marcas de alimentación a acercarse a las personas
  • Inspirando a todo el mundo a meterse en la cocina y a mantener vivo nuestro legado gastronómico.

El Equipo


Expertos en lo suyo y especialistas en lo tuyo. Pequeños ninjas de la comunicación alimentaria, organizados en comandos listos para la acción:

Culinario

Crean las estrategias gastronómicas y las cocinan. Siempre huelen a recién hecho.

Creación

Idean las estrategias de marketing de contenido. A veces hablan raro.

Contenido

Desarrollan contenidos deliciosos y los difunden por las redes. Acumulan miles de megustas.

Gestión

Organizan, coordinan y ejecutan los proyectos. Cualquiera les tose.

Administración

Controlan los dineros y se ocupan de que nunca falte pasta.

Ventas

Buscan clientes apetitosos a los que hincarles el diente, pero flojito.

Nuestro estudio


Nuestro estudio es un espacio de trabajo peculiar. Encimeras y escritorios, tablas de cortar y teclados, mandolinas, pantallas, cámaras de fotos… Podríamos llamarlo coficina. Tenemos mil cachivaches y una nevera que siempre es una fiesta. Lo que no tenemos es ambientador, de eso se encargan el horno y los fogones. Aquí cocinamos, fotografiamos, comemos, escribimos, pensamos, nos contamos nuestras cosas, picoteamos, celebramos barbacoas, creamos, grabamos pelis, probamos, investigamos y, en general, damos mucha envidia a los que colaboran con nosotros a distancia. Y lo entendemos perfectamente:


  • Estamos en Tres Cantos, que es Madrid versión slow
  • Los chefs nos dan de comer todos los días, y nosotros les damos libre el viernes 🙂
  • La barbacoa de nuestra terraza es la envidia del vecindario
  • Nuestro santo patrón es San Cucharón, con rima y todo
  • A los clientes les gusta venir a las sesiones, siempre cae picoteo
  • El desayuno oficial son Los Manolitos
  • Alguno de nosotros somos corredores, fieles a la filosofía de “come y quema”
  • A veces organizamos #GastroMediaDays para aprender
  • Tenemos un emoticono propio :G
  • Hacemos cinco comidas al día porque más está mal visto
  • Nos gusta la Garnacha y la practicamos a menudo
  • Somos geeks de las herramientas para organizarnos a distancia, y fans absolutos de Wunderlist y Evernote.

Los 5 mandamientos


Nuestro día a día se rige por los cinco pilares del pensamiento de San Cucharón, unidos por la viga maestra de nuestra filosofía: “No lo intentes: hazlo” (gracias, amigo Yoda).

Hazlo tuyo. Trabaja con responsabilidad y conciencia, por las personas y por el planeta.

Hazlo simple. Y punto.

Hazlo bien. Todo lo que haces debería poner orgullosa a tu abuela. Aunque ella no tenga ni idea de qué va todo esto.

Hazlo por todos. Somos gente suertuda. Compartir con la sociedad un poco de lo que recibimos no es generosidad, es pura coherencia.

Diviértete. Vive cada proyecto como si fuera siempre viernes por la mañana.

Food & People Manifesto


En Gastromedia no podemos vivir sin la comida. Vale, nadie puede. Pero para nosotros es más que el relleno de nuestra nevera y de nuestros estómagos. Más que gasolina para nuestros cuerpos y mucho más que un modo de ganarnos la vida. Es con diferencia lo que más nos hace sonreír. Y por eso nos la tomamos pero que muy en serio, y hemos hecho un pacto con nosotros mismos:

La comida no es sólo un producto de consumo. Es cultura, es vida. Bien entendida, es la clave para estar sanos y felices. Y eso es algo de lo que nos encanta formar parte. Nuestro compromiso: si lo que hacemos no está contribuyendo a ello, nos plantearemos si queremos seguir haciéndolo.

Los consumidores no son etiquetas ni números. Son personas. El concepto target ya no nos convence, porque cada cual tiene sus motivaciones, sus sueños y sus cosas que le dan repelús. Así que hagamos comunicación de verdad, ideada por personas para cada hijo de vecino.

Comer bien para estar bien. Es lo natural. Por desgracia, muchos no pueden hacerlo. Y otros muchos no quieren. No nos gusta un mundo en el que conviven la sobrealimentación y la malnutrición. Y vamos a plantar cara a esa injusticia cada vez que tengamos ocasión.

Maltrato animal. Somos bichos omnívoros, pero tenemos conciencia. Comer de todo no está reñido con respetar a los animales. Intentemos darles el mejor trato posible.

Volver a cocinar. Cada vez es más fácil comer estupendamente sin tener que tocar una sartén. Justo por eso, meterse en la cocina tiene más sentido que nunca. Lucharemos por fomentar el guisoteo como parte esencial de nuestra cultura y nuestra identidad.

Ensamblar también mola. No, no estamos hablando de montar muebles, sino de montar un platazo en unos minutos, a base de platos preparados. Combinando con salero, cocinar sin cocinar nunca había sido tan delicioso y saludable. ¿Por qué resistirse?

Nadie tiene tiempo. Llegar a todo es imposible y además, ¿es necesario? Nosotros creemos en fijar prioridades y cumplir siempre con lo importante. Trabajar de manera organizada y eficaz para equilibrar vida profesional, familiar y personal. Que esto de la comida está fenomenal, pero no solo de pan vive el hombre.

Comer bien te cambia la vida. A mejor, claro. Un cuerpo bien nutrido es un hogar feliz para una mente sana y un espíritu fuerte. A nosotros nos gusta la pirámide alimentaria más que la de Keops, y nos chifla reinventarla todos los días para comer rico además de saludable. Para eso tenemos a nuestros dos chefs, que nos ambientan el estudio y nos alegran el estómago un día sí y otro también.

Tenemos complejo de Peter Pan. Crecer no nos interesa. Preferimos seguir siendo pequeños para centrarnos en proyectos que nos encanten, que mantengan nuestra ilusión a tope y nuestra cabeza sobre los hombros. Quizá el tuyo sea uno de ellos, ¿lo hablamos?

Nuestro equipo es la bomba (de bombear). El corazón que da vida y hace moverse a nuestros proyectos. Un órgano único, con algunas células desperdigadas por el mundo y conectadas gracias a la tecnología. Eso sí, peregrinan a los almuerzos de nuestro estudio siempre que pueden, que lo que internet ha unido no debe separarlo el hambre.