Hace días que estamos metidos de lleno en la Feria de Abril y si te mueres de ganas por un rebujito, unas gambas o un jamón bien cortado, pero no puedes viajar hasta Sevilla, no te resignes y ¡móntate una feria de abril en casa!

La cocina andaluza está llena de platos exquisitos, y la Feria es el escaparate ideal para su gastronomía. Gente de todas partes acuden al recinto ferial a picotear, bailar, beber y, cuando se tiene que reponer fuerzas, a zamparse un buen puchero o unos churros con chocolate.

Podríamos hablarte del origen de la Feria, de los trajes de flamenca o las casetas que se montan en el Real, pero somos Gastromedia, y somos adictos al buen comer y beber, por eso preferimos contaros algunas curiosidades gastronómicas de la Feria de Abril:

– La noche del pescaíto es una de las citas más importante de la feria. Tiene lugar el día del “Alumbrao” y se sirven distintas frituras de pescado en las casetas. El nombre de “pescaíto” se debe a la falta de pescado fresco los lunes, obligando a rebozar y freír el que se tiene.

– La manzanilla es la bebida estrella de la feria. Su origen está en Sanlúcar de Barrameda hace 200 años.

– El rebujito se empezó a tomar allá por el año 2000 y algunos fijan su origen en Córdoba.

– También se comen platos de cuchara o “puchero” como unos garbanzos con espinacas, un guiso de arroz o carne.

Para que tu Feria de Abril casera sea todo un éxito y lo más parecida a la sevillana te proponemos varias tapas y comidas típicas que puedes preparar rápidamente y de forma sencilla.

picoteo feria abril

Menú de picoteo para una Feria de Abril

 

– Pescaíto frito: pijotas, gambas fritas, cazón en adobo, chocos, boquerones…

– Gambas de huelva o langostinos de Sanlúcar de Barrameda.

– Tortilla de patata.

– Tortillita de camarones.

– Tabla de ibéricos: caña de lomo, jamón ibérico, chorizo o queso.

– Gazpacho andaluz.

– Salmorejo cordobés.

Para beber: manzanilla, rebujito o cerveza.

 

5 razones para comer como en la Feria de Abril

1. Porque somos el país del tapeo. Está en nuestro ADN y por eso disfrutamos como nadie de un vino y una buena tapa. Y esta es una ocasión estupenda para preparar una mesa llena de platos ricos.

2. Tomar rebujito. Esta bebida consiste en manzanilla, refresco de limón y hielo. Se trata de una bebida que no tiene muchos años de tradición pero que ya va camino de un clásico.

3. Comer churros. Y es que no hará falta esperar a Nochevieja para comerse unos churros o “calentitos” como les llaman en Sevilla para acabar la fiesta por todo lo alto.

4. Salvapantallas de regalo. Se te va a hacer la boca agua cada vez que veas la imagen de ibéricos, que te puedes descargar aquí, en tu ordenador.

5. Diversión asegurada. Entre pescaíto y rebujito, no pueden faltar las sevillanas, el flamenco, los trajes de flamenca y el buen rollo.