¡No se ve producto!

Cualquiera que haya trabajado en el departamento de marketing de una compañía relacionada con la alimentación ha oído esto alguna vez ¿verdad?

Durante décadas, el marketing estuvo centrado en el producto: “si mi producto es bueno, tengo que preocuparme de decirlo mucho y enseñarlo lo más posible”.  Sin embargo, el consumidor de hoy se ha vuelto más exigente e impermeable a este tipo de comunicación.

¿Se han parado a reflexionar alguna vez en qué tienen en común casi todos los anuncios de coches? ¿saben lo que es? es el contexto.

No solemos ver primeros planos de los vehículos, sino que estos aparecen subiendo una carretera de montaña, circulando sin tráfico en una ciudad ideal o aparcados justo al borde de una playa paradisíaca. Y esto es así porque el fin de la comunicación publicitaria es estimular las sensaciones, poner al consumidor en contexto y mostrar las posibilidades del producto. Si necesitan más información o un plano detalle del foco trasero, saben perfectamente dónde conseguir lo que necesitan (hola internet).

_K2F0266

_K2F0261

Con la fotografía gastronómica sucede un fenómeno similar. El plano  detalle, que ha sido el rey indiscutible de las pasadas décadas, está dejando paso a una forma de comunicación visual que pone los productos en contexto y ofrece más posibilidades a la hora de enviar mensajes al consumidor: el plano contextual.

Los motivos para usar el plano contextual en la fotografía gastronómica son varios:

Evocar momentos de consumo: el plano contextual permite introducir elementos de atrezzo, juegos de luces y sugerencias de preparación del producto que nos transportan directamente a una situación cotidiana de consumo.

Revelar posibilidades del producto: usando un plano abierto, podemos jugar con el producto, con la manera de prepararlo, de servirlo e incluso acompañarlo de otros productos relacionados.

Asociar valores de marca: Al abrir el plano, estamos abriendo también las posibilidades de comunicación. ¿es tu producto tradicional o moderno? ¿vendes un producto aspiracional o tu apuesta es el low-cost? el plano cenital te puede ayudar a comunicarlo.

Despertar sensaciones: el plano contextual tiene la capacidad de llevar al consumidor al lugar y momento que elijamos. No os vamos a explicar la importancia de las emociones en el marketing, seguro que sabéis de que estamos hablando 😉

_K2F0260

_K2F0252

Indiscutiblemente, el plano de producto tiene sus ventajas y es ideal para cumplir determinados objetivos como resaltar un atributo concreto del producto o mostrarlo en la imagen del envase. Pero si queremos comunicar eficazmente, hemos de dejar que nuestro producto interactúe y comparta el espacio visual con otros elementos.

Así que la próxima vez que alguien pronuncie la famosa frase “no se ve producto”, responde: “no, se ve mucho más”

Don’t forget, #BeDelicious