Generalmente las películas tienen un personaje principal que va acompañado de personajes secundarios. Entre todos los actores nos van contando una historia y con su buen hacer nos van enganchando. La mayoría de las veces el actor o actriz principal no sería nadie sin el apoyo de los secundarios, y muchas veces el relato queda flojo y no brilla si no lo hacen los secundarios. En ocasiones, un personaje secundario evoluciona y se acaba convirtiendo en la estrella de la obra.

_K2F3719

Lo mismo ocurre en una receta, en un plato. Cada receta que diseñamos es un ejercicio de composición, es una película que cuenta una historia con un personaje principal y unos secundarios elegidos y combinados para realzarlo. Cada ingrediente tiene un papel, una función, y está ahí por algo, y cuanto más conocemos sobre esos secundarios más partido podemos sacarle a la historia que contamos.

Por ejemplo, si hay un ingrediente en la cocina española y mediterránea que brille con luz propia a pesar de no ser un ingrediente principal, es sin duda el aceite de oliva. Pocos alimentos son tan importantes y telúricos como el aceite de oliva virgen extra, y pocos pueden aportar tanta variedad de matices a un plato. A través de las recetas se puede ayudar al consumidor a conocer los distintos tipos de aceite de oliva y a aprovechar las características organolépticas propias de cada aceite particular para obtener los mejores resultados.

A través de las recetas exclusivas educamos, inspiramos, ayudamos y motivamos a cocinar con tu producto, sugiriendo nuevos usos para sacarle todo el partido que éste puede tener, haciendo que destaque y sea importante en el plato. ¿Hablamos?