En salsa, en escabeche, en vinagreta, con pipirrana, con tomate, al vapor, a la marinera, picantes… Sí, hablamos de los mejillones, y es que hay una gran infinidad de maneras de tomar mejillones y, cualquiera de ellas es tan deliciosa como esta receta de mejillones en escabeche. Y si además, escoges unos mejillones gallegos, disfrutarás de la mejor calidad posible.

Cuando vamos al bar a tomar el aperitivo de los domingos y nos ofrecen una tapita de mejillones, ¿quién se puede resistir? La respuesta es muy pocos, queridos amigos, porque hay que ser muy raro para resistirse a unos buenos mejillones en escabeche. ¿Pero por qué esperar a llegar al bar, al restaurante o a la sección de conservas del supermercado para disfrutar de ellos? Realmente no hay razón para ello porque como verás en esta receta de mejillones en escabeche que te proponemos hoy, hacerlos en casa es realmente sencillo y económico.

El escabechado no es otra cosa que un método para conservar los alimentos que consiste en aderezar con una salsa o adobo hecho a base de vinagre, aceite, vino, laurel y pimentón. Una delicia que solo te llevará unos minutos y que, en cambio, conservará tus alimentos durante mucho más tiempo que cualquier otra preparación. Puedes hacer mejillones en escabeche, pollo en escabeche, perdiz en escabeche, cualquier cosa que se te ocurra en escabeche. Créenos, el escabeche será tu nueva religión.

Así que, no lo dudes más y ponte manos a la obra para elaborar tus mejillones en escabeche caseros, verás que es realmente fácil y, por supuesto, más gratificante que ir al súper a comprarlos. Además, te regalamos el salvapantallas de esta receta de mejillones en escabeche que puedes descargar aquí.

mejillones en escabeche

Receta de mejillones en escabeche

Ingredientes

1 kg de mejillones frescos gallegos, 80ml aceite de oliva virgen extra, 200 ml de vinagre de vino, 200 ml de vino blanco, 1 cucharada sopera de pimentón, 3 dientes de ajo, 3 hojas de laurel.

Elaboración

Limpiamos  bien los mejillones.

Los ponemos a hervir tapados con el vino y 1 hoja de laurel. Nada más que abran, colamos el líquido, abrimos el mejillón de la concha y separamos la carne y descartamos la cáscara.

Freímos los ajos con el aceite y, cuando estén a punto de dorar, retiramos del fuego, agregamos el pimentón, el laurel, el vinagre y unos 100 ml del jugo generado por los mejillones cocidos.

Tapamos los mejillones dentro de un recipiente con la mezcla templada sobre ellos. Dejamos marinar un mínimo de  24h.

5 razones para preparar esta receta:

1. Rápidos de hacer. Tan solo tienes que dedicar 10 minutos a su elaboración, bastante menos de lo que tardarías en ir de tu casa al supermercado, comprarlos y volver.

2. DIY. Hacer tu propias elaboraciones en casa es verdaderamente enriquecedor y único.

3. Escabechar mola. El escabeche es una forma muy práctica de cocinar y de conservar el pescado.

4. Van genial con una cervecita, si puede ser una cerveza artesana. Con tus mejillones en escabeche caseros y una buena cerveza, tendrás un aperitivo de campeonato.

5.  Bueno, bonito y barato. Siempre a buen precio y disponibles prácticamente todo el año, los mejillones son una de las estrellas de la pescadería.