Ropa blanca, pañuelo y fajín rojo. No hay confusión posible, nos vamos a celebrar San Fermín, una de las fiestas más conocidas mundialmente. Y como en toda buena fiesta, hay que reparar fuerzas en algún momento, por lo que vamos a preparar una receta que no se la salta ni uno de los veteranos que corren los famosos encierros: rabo de toro guisado al vino tinto.

Las fiestas de San Fermín, además de tener a los toros y los encierros como protagonistas, también son la excusa perfecta para darte un buen homenaje gastronómico. El estofado de toro, la txistorra, el ajoarriero, magras con tomate o los espárragos son ingredientes y platos de la cocina navarra de los que puedes disfrutar durante estas celebraciones, por no hablar de los pintxos y los buenos vinos navarros. ¡Todo un festín para los estómagos agradecidos!

En el caso de que no puedas viajar a Pamplona para degustar estas delicatesen y vivir el Txupinazo, los encierros y cantar “El pobre de mi”, no te deprimas. Si preparas esta receta de rabo de toro guisado al vino tinto, te prometemos que te vas a emocionar tanto como si lo estuvieras comiendo allí.

El plato se prepara con ingredientes muy sencillos y es fácil de elaborar. Lo más complicado es conseguir que el rabo de toro tenga ese punto gelatinoso que tanto gusta en esta receta. Para ello te aconsejamos cocerlo durante dos o tres horas a fuego suave. Si optas por la olla exprés, tardará menos, pero no te quedará esa textura. ¡Así que un poquito de paciencia!

Por último, te contamos un secretillo: si preparas la receta el día anterior y dejas reposar el guiso, el sabor se potenciará y será aún mas delicioso si lo comes al día siguiente. Mientras, puedes descargarte nuestro salvapantallas aquí e ir soñando con el momento de hincarle el diente a esta receta de rabo de toro guisado al vino tinto.

receta de rabo de toro

Receta de rabo de toro guisado al vino tinto

Ingredientes

1 rabo de toro cortado, 1 cebolla, 1 puerro, 1 zanahoria, 1 cabeza de ajos, 5 chalotas, 1 ramita de romero, 1 ramita de tomillo, 5 clavos, 1 cucharada de pimienta negra en grano, pimienta negra molida, 200 ml de brandy de Jerez, 1 botella de vino tinto, 1 nuez de mantequilla, puré de patata (para acompañar), aceite de oliva y sal.

Elaboración

Limpiar el rabo de exceso de grasa. A continuación, dorar en aceite de oliva con sal y pimienta. Reservar. Aparte, limpiar las verduras, lavar y trocear; poner a sofreír en el mismo aceite del rabo de toro (si tiene residuos, cambiamos el aceite), y dejar hasta que se doren. Añadir el rabo, la pimienta, los clavos y las hierbas. Sofreír todo junto y echar el brandy, flambear y añadir el vino tinto.

Dejar hervir tapado a fuego lento hasta que el rabo esté tierno y la carne se separe del hueso. Retirar el rabo, colar el jugo y dejar reducir hasta que tenga el espesor deseado, ligar con una nuez de mantequilla y rectificar de sal.

Introducir el rabo de toro de nuevo en la salsa y calentar glaseándolo al mismo tiempo.

Servir con guarnición de puré de patatas.

5 Razones por las que preparar esta receta

  1. Cocinar a fuego lento. Date el gustazo de tener la olla a fuego lento durante unas horas, llenar de aromas tu cocina (y el resto de la casa) y pasar por un día de la comida precocinada o las recetas frías.
  2. Deliciosa textura. El rabo de toro es una carne muy melosa gracias al colágeno que contiene y que al cocinarla se gelatiniza dándole esa textura que nos encanta.
  3. Perfecta para invitados. Avisa a tus amigos que vas a servir esta receta y les verás correr por el pasillo de tu casa hacia el comedor, como si se tratara de la calle Estafeta.
  4. Cocina de aprovechamiento. Al ser el rabo de toro una carne muy melosa y que se desmiga fácilmente, puedes aprovechar las sobras para hacer unas estupendas croquetas.
  5. Celebra San Fermín. No estamos diciendo que sueltes algún becerro por tu comunidad de vecinos, pero siempre te puedes vestir de blanco y rojo, preparar unos pintxos de entrante, nuestra receta de plato principal y finalizar cantando “El pobre de mi” :G