Un plato de pasta, ¡qué maravilla! La pasta es tan versátil que lo mismo puedes encontrarla en recetas sofisticadas como sencillas, en diferentes tipos de pasta (seca, fresca…), con diferentes formas (larga, corta…) y mezclada con todo tipo de ingredientes (pescados, quesos, verduras, carne…). Además, si preparas pasta tienes la seguridad de que el plato, por lo general, gustará a todo el mundo. Tanto es así que incluso restaurantes de prestigio incluyen un menú con pasta, para niños o comensales difíciles, a modo de tabla salvavidas. Así que estamos convencidos de que vamos a hacerle la boca agua a mas de uno con esta receta de tagliatelle al gorgonzola.

Los tagliatelle son una pasta larga y al huevo típica de Bolonia. Cuenta la leyenda que su origen se remonta a 1487 cuando la creó un cocinero para servirla en la boda de Lucrecia Borgia con Alfonso I d´Este y se inspiró en los cabellos rubios de la princesa, pero esto es solo una leyenda. Un dato real y muy curioso es que, según la Academia Italiana de la Cocina, el tagliatelle una vez cocido, debe ser la 12.270ava parte de la Torre Asinelli en Bolonia, es decir, unos 8 milímetros.

El segundo ingrediente principal de nuestro plato va a ser el queso, pero no un queso cualquiera, sino todo un señor queso Gorgonzola. Se trata de un queso cremoso y untuoso, muy utilizado en la cocina italiana, por ejemplo en risottos o postres.

Para que puedas seguir disfrutando de esta deliciosa receta, más allá de cocinarla y degustarla, te regalamos un salvapantallas con su imagen, que te puedes descargar aquí.

Receta tagliatelle al gorgonzola

 

Receta de Tagliatelle al gorgonzola

Ingredientes:

400g de tagliatelle.

Salsa:

4 chalotas peladas, 1 cucharada de mantequilla, 240 ml de nata, 2 cucharadas de jugo de carne reducido, 80 g de gorgonzola, pimienta negra molida y sal.

Elaboración:

Picamos muy menuda las chalotas e introducimos dentro de una cazuela con la mantequilla a fuego medio. Pochamos hasta dorar.

Mientras tanto, ponemos abundante agua con sal a cocer. Una vez rompa a hervir, introducimos la pasta y cocemos a fuego medio-alto el tiempo que marque las instrucciones del fabricante.

Añadimos el jugo de carne y la nata. Removemos y dejamos reducir a fuego bajo hasta que la salsa se ligue. Agregamos el queso desmigado, removemos y retiramos.

Escurrimos la pasta y agregamos a la salsa. Salpimentamos, mezclamos, retiramos inmediatamente y servimos.

 

5 razones para elaborar esta receta

1. Fácil y económica. La pasta es muy fácil de cocinar y se adapta a todos los bolsillos. Desde el estudiante en piso compartido hasta el foodie más refinado pueden disfrutar de un plato de pasta.

2. Los beneficios de la pasta. La pasta tiene un alto contenido en carbohidratos, y de estos nuestro cuerpo obtiene glucosa, que es de lo que se nutre el cerebro. Así que si tienes un examen o una presentación importante ante un cliente, esta receta es ideal. Si haces deporte también es muy adecuada por el rendimiento energético que genera.

3. Buena para tus huesos y el stress. El queso gorgonzola es muy rico en calcio, así que es beneficioso para los huesos. También tiene gran cantidad de vitamina B5, lo que le convierte en un poderoso ingrediente anti stress.

4. Para amantes del queso. Nosotros hemos pensado en el queso gorgonzola pero puedes deja volar tu imaginación y probar a cocinarla en distintas ocasiones cambiando el tipo de queso (queso azul, grouyere, parmesano…) o mezclando varios de ellos.

5. Receta de primero o de segundo. Según con lo que la acompañes puede ser un plato principal, junto con una ensalada, o puedes servirlo como primer plato junto con un segundo que te apetezca. ¡ Tú decides!