Desde hace unos meses, el término branded content irrumpe con fuerza en los círculos de marketing y publicidad. No paramos de leer que las grandes empresas lo introducen en su estrategia publicitaria,  pero ¿qué es exactamente?.

 

El branded content es una comunicación emocional, mucho menos intrusiva que la publicidad convencional. Es una estrategia de contenidos, donde la marca es una parte más de esta experiencia. Busca entretener al consumidor y no venderle un producto, con lo que la publicidad cede paso al entretenimiento.

 

De este modo, la marca logra engagement con el usuario -porque gusta- y fidelización -porque le siguen y porque asocian su marca a ese contenido-. El branded content tiene que ser innovador y sorprender, por ello, el mensaje tiene que ser una experiencia, algo que guste al usuario. Además, se presenta en formatos nuevos, como aplicaciones, video, con lo que le llama más la atención.

 

 

¿Recordáis la campaña de los “cómicos”, de Campofrío?. Aquí puedes verlo.  Éste es un buen ejemplo de branded content.  Su éxito se ha debido a que cuenta una historia de personas, no de marcas. La historia ha sido relevante para el consumidor, ha conectado emocionalmente con él y le ha implicado. Pero lo más importante es que todo esto lo ha logrado, sin olvidar los valores de la marca anunciante.

 

¿Te apuntas al branded content?. Gastromedia ya lo ha hecho y en nuestra web te contamos cómo