tendencia locavore comer produtcos de temporada

Local, proximidad, productos bio, slow food, circuitos cortos, son términos que están de moda en el sector de la alimentación. Antes mercados nichos, estas tendencias se van extendiendo, impulsadas entre otras por las nuevas tecnologías. El nuevo consumidor quiere saber lo que consume y de dónde proviene.

Cada vez más informado y preocupado por la salud y ante los escándalos alimenticios como el de la carne de caballo, el consumidor busca productos de confianza y vuelve a lo natural. Si a eso añadimos los Foodies, que no hacen más que alabar las virtudes de muchos productos de nuestra tierra y el eco de los movimientos de consumo por principio como el Slow Food la tendencia de centrarse en producción de proximidad es cada vez más habitual. Los grandes chefs también se han apuntado al movimiento, como por ejemplo Rodrigo De La Calle que se define como “gastrobotánico” o Jordi Garrido, del restaurante “Portal Fosc” que abandera el del km 0.

Pero comer Locavore también es comer productos de temporada. En esta tendencia también puede subrayarse la preocupación creciente por el sabor de los productos frescos que rivaliza con la durabilidad. Allí, la respuesta está tanto en el origen como en el procesado de los productos; tomates de huerta y charcutería al corte, por ejemplo. El producto local está considerado como más sabor, más frescura ya que ha sufrido menos los tiempos de transporte. En definitiva, lo local se percibe ahora como sello de calidad. Los consumidores lo valoran, y de hecho, están más que dispuestos a pagar un poco más por productos así.

Y los efectos del consumo asociado a lo local ya son más que tangibles. A pesar de la crisis, los mercados de productores se han vuelto de moda, y las tiendas gourmet con vocación de calidad y surtido de productos locales florecen en nuestras ciudades. Pero es en internet que esta tendencia ha encontrado espacio ideal para difundirse. Internet no solo se ha hecho eco de estas tendencias creando un ambiente propicio para “lo local” sino que, como canal de venta, ha favorecido su auge con los llamados “circuitos cortos”. En efecto, si antes, el consumidor en el ámbito rural consumía “local” de manera natural, se hacía más complicado para el consumidor de las grandes urbes al no tener tanta accesibilidad a ese mercado. Hoy en día, agricultores, ganaderos o cooperativas tienen la posibilidad de vender sus productos directamente. Además, cada vez encontramos más plataformas dedicadas a la venta online de productos bio y locales como Yo compro sano o La eco lonja.


tendencia locavore productos ecolonja

 

Pero cabe subrayar que para el consumidor, el “consumir local” va más allá, el componente social es también muy importante. Se trata de consumir productos de calidad y a la vez mantener el tejido económico de su región. Algo que, sin duda, las marcas van a tener que tomar en cuenta en sus estrategias. De hecho, ya se puede ver muchas iniciativas en este sentido, muchas empresas ya destacan ya el origen local de sus productos o materia prima como Kellogg’s o Fontaneda.

kellogg's tendencia locavore
                Web de Kellogg’s comunicando su la materia prima del Delta del Ebro

 

tendencia locavore fontaneda
        Web Fontaneda comunicando su trabajo con agricultores locales

Las regiones han desarrollado sellos de origen, y la gran distribución no se queda atrás proponiendo cada vez más productos de la zona y utilizando el origen como sello de calidad.

Pero el gran reto sigue allí, y las redes sociales, sin duda se dibujan como el mejor aliado de las marcas para posicionarse en la tendencia local. Una buena estrategia de redes y la creación de un contenido adecuado ofrecen a las marcas la posibilidad de “contar la historia” de su producto y crear cercanía con el consumidor. Es el ejemplo de  Central lechera Asturiana, con su campaña de ganaderos. La marca no solo muestra su parte local en el pack de sus productos y sus campañas off line, sino sobre todo, usa las redes sociales para hacerse eco de ello y crear más cercanía con su consumidor.

tendencia locavore central lechera asturiana

La creación de un contenido adecuado, transparente, y de interés para el consumidor, es una de las claves para mostrar nuestra imagen más local. No tenemos que olvidar que para captar la atención, es imprescindible producir contenido útil y creíble.

El consumidor quiere saber de dónde viene lo que come. No esperes más, cuéntanoslo…