Los humanos somos animales de tendencias, son las que nos hacen evolucionar, transformando nuestra cultura y hábitos de vida. En gastronomía son las food trends las que determinan qué y cómo vamos a comer, y por eso es fundamental para las marcas conocer cuáles van a ser esas tendencias que van a regir el futuro más inmediato en nuestros hábitos de alimentación. En un mercado tan competitivo como el de la industria alimentaria es imprescindible saber anticiparse a las demandas del consumidor, y tanto las marcas como los food marketers deben saber reconocerlas para adaptar su producto y sus campañas a ellas. Gracias a estudios de mercado como el realizado por el centro tecnológico AZTI y grandes eventos internacionales como la Feria Alimentaria, podemos identificar cuáles son las principales tendencias que ya están configurando el futuro próximo de las marcas de alimentación.

Healthy food, vida sana y comida saludable

tendencias alimentación 2

La preocupación por la salud y por llevar un estilo de vida saludable lleva ya un tiempo centrando el interés de la población, y es una tendencia que está lejos de acabarse. Las campañas de promoción de buenos hábitos por parte de organizaciones gubernamentales y autoridades sanitarias han dado sus frutos, pero es un fenómeno que va más allá al convertirse en una moda y toda una filosofía de vida. Es significativo que en la última edición de Alimentaria, el Salón Internacional de Alimentos y Bebidas de Barcelona que acaba de celebrar su 40 aniversario, haya dedicado una sección específica a las llamadas Healthy Foods, con productos enfocados a la salud y el bienestar.

Lo que más preocupa al consumidor es saber qué es lo que come y busca cada vez más mejorar su salud a través de los alimentos. Por eso se está haciendo cada vez más hincapié en detallar con transparencia los ingredientes en el etiquetado, ofreciendo además información sobre el origen de las materias primas utilizadas y con una oferta creciente en alternativas aptas para todo tipo de intolerancias y necesidades. Cada vez son más las marcas que apuestan por líneas de productos sin gluten, sin azúcar, sin lactosa, ecológicos o con beneficios añadidos incorporando superalimentos a sus ingredientes.

Hay una tendencia a detallar hasta el milímetro el contenido nutricional, dando pautas para una vida sana y recogiendo las recomendaciones sanitarias establecidas, reduciendo al mínimo aditivos como los conservantes y convirtiendo los llamados “E” casi en un tabú. Destacan en este sentido productos novedosos como embutidos para veganos, snacks de algas, quesos vegetales o alimentos enriquecidos con ingredientes funcionales, como el café con magnesio o la bollería que pretende ayudar a reducir el colesterol. Se trata de transmitir un mensaje de compromiso con la salud del consumidor, fomentando la vida sana desde una perspectiva actual dirigida a todos los grupos de población.

Sostenibilidad y medio ambiente

tendencias alimentación 3

Emparentado con lo anterior, el consumidor muestra cada vez una mayor concienciación hacia el medio ambiente y demanda productos sostenibles. El mercado de lo ecológico, bio o natural no deja de crecer, no solo porque prima la idea de que son alimentos más sanos sino también porque demuestran un compromiso hacia el planeta. Las marcas deben ser honestas con el origen de sus ingredientes y con todo el proceso de producción, garantizando el máximo respeto por el medio, los animales y también por los trabajadores. La dieta flexitariana sigue en auge, por eso se potencian los productos basados en vegetales incluso sustituyendo a elaborados típicos de carne y pescado, como las hamburguesas de legumbres o los nuggets de soja.

En este sentido es también una tendencia en aumento potenciar lo local. Movimientos como la slow food han puesto la atención en la necesidad de consumir productos de cercanía para reducir el impacto medioambiental y para apoyar al pequeño productor. Se trata de promover un consumo más responsable, y por eso las marcas se esfuerzan por ser transparentes en todas las etapas de producción y venta de sus productos. Así se conecta además con el consumidor, ofreciendo experiencias e historias de agricultores y ganaderos, de emprendedores y de familias de larga tradición, ofreciendo un lado más humano y artesanal dentro de la industria.

Avances tecnológicos y alta cocina

foto-fisan

De forma paralela a esa vuelta a los “sabores de antes”, las marcas de alimentación no pueden perder el tren de la innovación tecnológica. Los avances tecnológicos se suceden hoy a una velocidad de vértigo y contar con un departamento de I+D es fundamental para ofrecer novedades que destaquen los productos y hagan más eficiente la producción. La tecnología también permite producir alimentos con una mayor vida útil, más sencillos de consumir y preparar y más atractivos para el consumidor, creando nuevos sabores y texturas que ofrecen experiencias nuevas.

Dentro de la innovación hay que destacar la colaboración con grandes nombres de la alta cocina, pues cada vez son más las marcas que se alían con grandes chefs conocidos por su labor de investigación. Desde la revolución que trajo Ferrán Adrià con su rompedora cocina de El Bulli, son muchas las marcas que apuestan por aplicar las últimas técnicas culinarias a sus productos, con colaboraciones como la de ibéricos Fisan con Ricard Camarena o el plancton marino con Ángel León. Esferificaciones, espumas, el nitrógeno líquido, la liofilización, la cocción al vacío, la impresión 3D o la congelación mediante ondas electromagnéticas son algunos ejemplos.

Diferentes estilos de vida: a por los millennials

tendencias alimentación 5

Los millennials ya están captando la atención de las grandes marcas en todos los ámbitos, y es que no en vano se han posicionado como los consumidores del futuro más cercano. Esta amplia generación de jóvenes urbanos tiene unas nuevas exigencias respecto a los productos de alimentación, y las marcas deben adaptarse a ellas para seducirles. Además de esa mayor preocupación por lo saludable y lo sostenible, los nuevos estilos de vida de la población más joven obligan a las marcas a ofrecer productos en los que la rapidez y facilidad de consumo sean características primordiales.

Hay una demanda cada vez mayor de alimentos para llevar, snacks, aperitivos y comidas de todo tipo que se puedan llevar al trabajo, al gimnasio o al centro de estudios para tomar sin complicaciones sobre la marcha. Se busca por tanto un packaging moderno con soluciones flexibles que ahorren tiempo, envases individuales y prácticos, con alta durabilidad pero sin perder ese valor añadido de saludable. Para conectar con las nuevas generaciones es imprescindible adaptarse a los ritmos de vida urbana, ofreciendo productos creativos que cuenten una historia con la que conectar, añadiendo así un valor extra sobre el producto y la marca que potencie la comunicación en las redes sociales.

Por último, hay también espacio para el lujo, entendido como productos de alta calidad y asociados a la exclusividad, muchas veces asociados a ediciones especiales limitadas. Las marcas buscan diferenciarse con líneas especiales de gamas premium, buscando la máxima excelencia, que ofrecen experiencias gourmet que el consumidor puede identificar con un estatus o con el que poder darse un capricho delicatessen, muchas veces asociados a lo artesanal. Aquí entran también las mencionadas colaboraciones entre marcas y chefs, como los turrones de autor de Albert Adrià para Torrons Vicens con ginebra premium Gin Mare.

Estas son las principales tendencias alimentarias por las que están ya apostando los grandes y pequeños productores, que reflejan las últimas demandas de un consumidor que se ha vuelto más exigente y selectivo. Saber adaptarse al mercado dando una respuesta satisfactoria a esas exigencias es casi una obligación tanto para los responsables de las marcas de alimentación como los food marketers, sin perder nunca de vista las novedades de la competencia.

Fotos: Alimentaria