Ya se terminaron las fiestas navideñas… pero no esas cantidades ingentes de comida que adquirimos en estas fechas para agasajar a nuestros invitados y darnos continuos homenajes a nosotros mismos. Uno de los productos que puede que sigan rondando por tu mesa, es el famoso Roscón de Reyes. Hoy te vamos a dar una super receta para que lo aproveches y hagas unas riquísimas torrijas de roscón.

El roscón de reyes tiene su origen en una fiesta cristiana, durante la cual se escondía un haba en un roscón y al niño que lo encontraba se le coronaba “Rey del haba”, mientras se le ofrecían todo tipo de regalos (comida, objetos y ropa). Actualmente los objetos que se esconden en este dulce, están bastante alejados de la tradicional haba.

Para aprovechar este tradicional bollo dulce adornado con fruta escarchada te proponemos transformarlo en otro postre típico, como son las torrijas. Sigue atentamente los pasos de elaboración y como regalo, no encontrarás un haba, sino este salvapantallas de regalo.

Receta de torrija de Roscón de Reyes

Receta de torrijas de roscón

Ingredientes:

160 g de roscón del día anterior, 340 ml de leche, 200 ml de nata, ½ cascara de limón, ½ cascara de naranja, 1 palo de canela, 60 g de azúcar, 1 huevo grande, aceite, fresas en almíbar o mermelada o confitura.

Elaboración:

Introducimos dentro de un cazo la nata y la leche junto con las cáscaras de los cítricos y el palo de canela. Calentamos tapado durante 5 minutos y sin que llegue a hervir. Mezclamos con el azúcar y dejamos enfriar.

Cortamos el roscón en cuatro rebanadas y las sumergimos en los lácteos aromatizados por ambas caras durante algunos minutos hasta empapar el interior del roscón.

Con sumo cuidado, pasamos las torrijas por huevo batido y freímos en abundante aceite por ambas caras a temperatura medio-alta, hasta dorar. Retiramos sobre papel absorbente y rebozamos en azúcar y canela en polvo si se desea.

Podemos servirlas frías o recién fritas junto con unas fresas u otra fruta o compota que tengamos a mano.

Nota:

Es importante infusionar bien los líquidos aromatizándolos, ya que ese gesto será clave para obtener un sabor único.

5 razones para elaborar esta receta

1. Poder comer roscón más allá del fin de las navidades. El roscón está condenado a ser comido en estas fechas pero con nuestra receta, podrás alargarlo un poquito más.

2. Poder comer torrijas, lejos de la semana santa. ¿A que no te había planteado comer torrijas en navidad? Pues gracias a esta idea 100% Gastromedia es posible.

3. Sorprenderás a tus invitados con este postre original. Seguro que si tienes invitados van a flipar con este postre. Garantizado.

4. Retrasar la operación bikini post navideña. Y que conste que llevamos por bandera los hábitos saludables pero tampoco pasa nada por comer un poquito de este postre tan delicioso.

5. Serás el rey mago de la cocina de reciclaje. Hay que aprovechar todo en la cocina, y si es con una receta de lujo como esta, vas a ser la envidia de amigos, familia y vecindario.