Este fin de semana se celebran una de las fiestas más castizas: las fiestas de San Isidro. Chulapos, manolas, organillos, chotis, piropos, y en general ese ambiente de chulería que tenemos los gatos de Madrid paseándonos por la pradera de San Isidro. Lo malo es que a veces, tanto vestido de chulapa, tanta gallineja y tanta rosquilla lista y tonta puede resultar “pelín viejuno”. Así que vamos a darle una vuelta a esas rosquillas del santo y vamos a preparar unas rosquillas de anchoa y aceitunas, ¡más chulas que un ocho!

Por cierto, ¿sabes que esa expresión viene precisamente de las fiestas de San Isidro? Hace años, cuando existía el tranvía en Madrid, el número ocho recorría el centro de la capital, y en él se subían los chulapos y chulapas vestidos con sus trajes, sus claveles y sus mantones para acudir a la pradera de San Isidro a celebrar esta fiesta. Los vecinos de la ribera del Manzanares veían pasar este tranvía cargado de “chulos o chulapos” madrileños y acuñaron esta expresión.

Pero vamos a lo que nos gusta en Gastromedia. Para celebrar la fiesta del patrón de Madrid, es típico tomar un buen cocido madrileño o unos callos a la madrileña. También puedes hacer un picnic en la pradera, donde podrás elegir entre montones de puestos de gallinejas y entresijos, bocadillos o encurtidos. Otra opción es llevarte una tortilla de patata y una buena botella de vino. Deja volar tu imaginación y dale una vuelta a la tradición, igual que hemos hecho nosotros con estas rosquillas de anchoa y aceitunas. Si las llevas, te van a decir más piropos que a Beyoncé pasando por un edificio en obras.

La preparación y los ingredientes son superfáciles. Mezclar todo, freír, y comer. La combinación de anchoas y aceitunas suele gustar a todo el mundo y siempre tiene un punto de sabor que apetece en días festivos. Toma buena nota de esta receta y a chulear de rosquillas.

rosquillas anchoas y aceitunas

Receta de rosquillas de anchoas y aceitunas

Ingredientes

500g de harina fina, 4 huevos, 50ml de leche entera, 20g de bicarbonato, 10g de sal, 50g de azúcar, 50g de aceite de oliva virgen extra, 16g de lomos de anchoa en salazón picadas, 50g de aceitunas verdes picadas, aceite de oliva extra para freír.

Elaboración 

Mezclar todos los ingredientes dentro de un bol amplio hasta obtener un batido homogéneo y pegajoso. Dejar reposar dentro de la nevera durante 30min.

Calentar abundante aceite de oliva a fuego medio dentro de una cazuela ancha. Dividir la masa en 10 porciones con las manos aceitadas. Hacer esferas, boleando cuidadosamente entre las manos. Practicar en el centro de ellas un agujero e introducir dentro del aceite caliente. Dorar por ambas caras a fuego medio y retirar sobre una rejilla y papel absorbente.

5 razones para preparar esta receta

  1. Renovar las tradiciones. Las rosquillas dulces del Santo están muy ricas, pero darle un punto diferente a las tuyas es algo innovador y moderno. Además nadie dice que no puedas comer de las tontas y las listas también.
  2. Beneficios del pescado azul. No olvidemos que la anchoa o boquerón es un pescado azul, y como tal es muy beneficioso para disminuir el colesterol y los triglicéridos y prevenir enfermedades cardiovasculares, gracias a su alto contenido en ácidos grasos omega-3.
  3. Descárgate un salvapantallas chulo, chulo. Y consigue una pantalla de ordenador más bonita que un San Luis, pinchando aquí.
  4. Comer aceitunas de forma diferente. Deja atrás el típico cuenco de aceitunas, esta es otra manera de beneficiarte de el hierro y el potasio que te aportan, además de su delicioso sabor.
  5. Recibir piropos. Vas a recibir más piropos que todos los chulapos y chulapas de la pradera cuando compartas estas rosquillas de anchoas y aceitunas. ¡Tienes el éxito asegurado, bombón!